Advertisements
El Capirote, Sevilla, 💙 Opinión

La última Navidad

De las fechas marcadas en rojo en el calendario para el próximo año no podemos olvidarnos de las celebraciones más importantes para todo creyente. Sin procesiones pero con Semana Santa, porque haberla la habrá, seguiremos sabiendo qué significa el Jueves y el Viernes Santo, y el Domingo de Resurrección, más allá de sones por las esquinas o izquierdazos a la altura del Altozano. Otras fechas vendrán a recordarnos el centenario de la Candelaria, una hermandad que llevó a San Nicolás a llenar el vacío que dejó el Nazareno gitano y que hoy dibujamos con sus capirotes blancos camino de la catedral cuando la mente juega con la nostalgia.

Marcado tienen los hermanos de las Siete Palabras el día 17 de abril, día en el que se citarán en San Vicente para tratar de abordar el cambio de la imagen titular. El asunto fue recibido de manera desigual entre los miembros de la corporación. Hasta el párroco tenía algo que decir. Lógico además no poder estar al margen de un asunto trascendental. Y en medio los diarios, portales, que han ido posicionándose. Unos con mayor silencio, otros afirmando que las hermandades siempre han buscado mejorar el patrimonio artístico que atesoran —no sé si refería a La O cuando decidieron guardar a la dolorosa de Roldán en un cajón y encargar una nueva a Castillo— decantando la balanza según convenga.

Porque la devoción y el mérito artístico no necesariamente tienen que ir de la mano. Y así lo dejó claro Luque Teruel en el programa de la semana pasada donde abordó la cuestión de la autoría de la Macarena. Y ahora se pretende arrojar un listado de dolorosas sacadas de imagineros de renombre para que vengan a ocupar el espacio que pudiera dejar la actual Virgen de la Cabeza. Pues mire usted, hágase hermano y propóngalo, antes de intentar influir en la opinión pública con argumentos que faltan a la verdad.

Y así se nos van a ir los días, expectantes ante un cabildo con un único punto que puede cambiar la historia de la corporación. Ahora ha sido la Virgen de la Cabeza, pero si el cambio llega a efectuarse, no piensen que aquí quedará la cuestión. Se abrirá un debate con otra imagen, y entraremos al trapo dependiendo de si el tema es el mérito artístico, la devoción o vaya usted a saber qué. Si pueden, acérquense y contemplen la belleza de la dolorosa en San Vicente. Puede que esta sea su última Navidad.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup