Jaén, ⭐ Portada

La Virgen de la Fuensanta, protagonista de la última obra de Jesús Zurita

Tal y como lo describió D. Jesús Zurita, la obra es un recorrido plástico por los distintos periodos artísticos de la Historia del Arte, los mismos por los que ha atravesado la propia Sagrada Imagen de Nuestra Señora de la Fuensanta, señal de una devoción viva. Este recorrido del medievo hasta la actualidad forma parte del lenguaje plástico y del discurso del cartel simultáneamente, representándose en el manto de la Virgen el origen de esta advocación en Alcaudete con la leyenda del soldado, la fuente y el hallazgo milagroso de la Imagen de la Virgen, que da lugar a la construcción de la ermita de la que sabemos existía en 1511.

El artista utiliza en el modo de representar a la Virgen elementos de distintos periodos históricos, como por ejemplo la corona, propia de las representaciones tardo góticas de la Virgen, pasando por los detalles renacentistas y barrocos, épocas en las que se reviste la Imagen con ricos ropajes y se añade el barroquísimo Niño de la Virgen. En otro plano, los característicos ángeles del Camarín, obra De Francisco Baños, recreando el Cielo en el que entra la Virgen el día de su Asunción, coronándose como Reina de la Creación.

En la mano de la Virgen se enrosca la pulsera en una interpretación del artista de la suya, con formas de camaleón, un guiño a esta trayectoria representada que es en si misma la propia historia de la Virgen. Sostiene el clavel como flor que significa muestra de amor de Alcaudete hacia su Patrona, del mismo modo que el emperador Carlos I regaló a su esposa Isabel de Portugal aquella exótica flor traída de Persia en señal de su amor. Tan prendada quedó la emperatriz de esta flor que mandó llenar el palacio de la Alhambra de la misma, convirtiéndose desde entonces en la flor española por excelencia.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup