Córdoba, Varios

La Virgen de los Remedios de Villafranca vuelve a su ermita

Villafranca ha madrugado para acompañar, en la Llevada, a la Virgen de los Remedios a su ermita.

En el seno de la ermita, bajo unas emotivas palabras de Presidente y de la saliente Hermana mayor, Asunción Jiménez ocupará el cargo durante este próximo año.

Finalizadas las fiestas en honor a Ntra. Madre María Santísima de los Remedios Coronada, el domingo 25 de septiembre y a las ocho de la mañana, los feligreses nos hemos aglutinado a las puertas de la Parroquia para iniciar la Llevada que, en procesión, hemos acompañada a la Virgen hasta su ermita; durante todo el trayecto no ha faltado el rezo del Rosario, así como los cantos con los que los devotos intentamos llevar en volandas a nuestra Madre.

Llegados a la ermita don Fernando nos ha regalado e invitado a un maravilloso domingo, en el cual el eje central lo ha derivado del Evangelio de Lucas; así y sirviéndose de la parábola del hombre rico y del pobre Lázaro, nos ha clavado en el corazón unos conceptos para la reflexión: “No debemos de caer en la pobreza espiritual”, “Debemos ser auténticos cristianos y no de pólvora”, que después de la explosión no queda nada; “No caer en ser meros consumidores de fe”, ser auténticos cristianos, en el amplio sentido…

Una homilía conmovedora y perfecta que invita a la profundidad, al cambio y a empezar una semana desde la sencillez, desde la humildad, como debe de ser la vida y el sentir del cristiano. Con un Lázaro con el que nos cruzamos a diario y que no deja de ser un incómodo e invisible personaje, y con un Epulón que sólo muestra artificio y ostentación, siendo inmensamente más podre que el llagado Lázaro que espera consuelo, echado en el portal de nuestras casas.

Finalizada la eucaristía, ha tomado la palabra Pedro Sosa, presidente de la Hdad, que ha dado las Gracias a todos los colaboradores y partícipes de estas fiestas en honor a la Virgen; siguió la saliente Hermana Mayor, dando paso a Asunción Jiménez, la nueva Hermana Mayor, viuda de Luis Bravo.

Decir que en la ermita no cabia un alfiler y que las palabras de cada uno de los que han ocupado el atril, desde don Fernando hasta el broche de oro por parte Asunción, han conmovido, emocionado y en la gran mayoría de los asistentes hemos notado brotar lágrimas de nuestros ojos. Es un día esperado en Villafranca, un día muy villafranqueño, un día para cristianos que portamos la Virgen en nuestro interior.

La Virgen de los Remedios permanecerá en su ermita hasta el próximo año y durante todos los sábados tendremos misa vespertina, en este sagrado lugar.