En clave de sol, 💙 Opinión, 🎶 Pentagrama

Las cuatro peores semanas del músico

Desde septiembre prácticamente se inicia el curso de las bandas de nuestra Semana Mayor, se empieza ilusionante por parte de los nuevos componentes, un manojo de nervios y de dudas. Por parte de los veteranos comienza como algo normal en sus vidas, saludos, abrazos, comentarios del verano y muchas risas, como si de una familia se tratara.

Llegan las nuevas marchas, los nuevos contratos que sin duda son una explosión de gratas noticias, también la perdida de algún que otro contrato que no gusta tanto (o que alegra) jajaja. Comienzan poco a poco a endurecerse los ensayos con más carga de trabajo y las condiciones climatológicas que es asumible. Pero bajo mi punto de vista lo peor es cuando falta un mes para la Semana Santa, ahí es cuando la mano de la dirección debe ser más un capote de torear que otra cosa.

En ese mes es cuando llegan las prisas, que si conciertos, marchas de última hora, que si mira ese que no ensaya que yo ensayo más, la embocadura me está fallando y como no… ensayos malos, malísimos que nunca entenderé por qué solo se hacen en esas fechas y más concretamente faltando una semana hay veces que piensas que si esa es tu banda. jajajaja.

Sin duda es consecuencia de tanto estrés y cansancio a la vez. Y más que nada las ganas de enfundarte tu uniforme y dar gloria a nuestras Benditas Advocaciones. Por eso en estas últimas semanas y veis a músicos que le habláis y no os hace ni caso no le echéis cuentas que se encuentra algo saturado, por experiencia.

Y… paciencia a los directores.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup