Advertisements
El Capirote, Opinión, Sevilla

Las disputas del Martes Santo

Hubo quien imaginó un nuevo orden en el Martes Santo. E incluso otro más que pensó en una jornada donde se evitaran los problemas que se arrastraban desde hace tiempo. El actual presidente del Consejo, Paco Vélez, fue desde un principio reacio a que se iniciase el Martes Santo, tal y como sucedió el año pasado, en la catedral. Y, más que previsible, son los acontecimientos que se han desarrollado desde entonces relativos a una jornada que vuelve a centrar el debate meses antes de la Semana Santa.

El plan contempla un adelanto de 34 minutos de la jornada, algo que ya se hizo el año pasado, aunque esta vez ese tiempo se adelanta en la Campana. Aunque el estudio asegura que se solventarían los problemas, algunas de las hermandades no parecen estar conformes con el estudio. Es el caso de Los Estudiantes, que retrasaría su salida hasta las 18:00 horas y entraría en la Universidad alrededor de la 1:00 h. Tampoco parece ser beneficiosas las entradas de dos cofradías, como son El Cerro y Dulce Nombre. Aunque a priori accederían a sus respectivas sedes canónicas a las 2:30 horas, es más que obvio que se esas entradas acabarán retrasándose. Y teniendo en cuenta que en los últimos años se apuesta porque las cofradías permanezcan menos tiempo en la calle, este orden rebasaría un horario que acabaría perjudicando a los cortejos. El año pasado, la corporación de San Lorenzo entró a las 2:30 h.; la del Cerro sobre las 2:45 h. Y, aunque estuvieron satisfechos con el plan, el Dulce Nombre, con respecto a 2018, tendría que adelantar 10 minutos su salida, mientras que la del Cerro lo haría un cuarto de hora.

Una de las que retrasaría su salida sería Los Javieres, que pondría la cruz de guía en la calle en torno a las 19:40 h., un cuarto de hora más tarde que en 2018. Sin embargo, permanecería más de media hora en la calle, entrando en Omniun Sanctorum a las 2:00 horas. En líneas generales, pocas son las que se ahorran tiempo de paso, a pesar del tantas veces repetido punto que aborda un adelanto del inicio de la jornada. Quizá la más beneficiada sería la corporación de la calle Águilas, ya que pondría la cruz de guía en la calle a la misma hora que el año pasado, a las 14:30 horas. Además, al convertirse en la primera de las del Martes Santo en llegar a la catedral, entraría en su templo a las 22:40 h., evitando la imagen de vuelta que el año pasado mostró tramos de la calle Águilas con escaso número de público. Otra de las que considerablemente mejoraría sería la hermandad de San Nicolás. Su entrada rozaría las 0:30 h.

Quien piense que sería fácil el nuevo orden no tiene más que ver cuáles son las corporaciones que mejoran con respecto al año anterior y cuáles entrarían en sus templos pasadas las 2:30 horas, lo que implica a simple vista un “no” al plan establecido por el Consejo. Y, aunque todavía quedan meses para la citada celebración, ya hay quien ha puesto el grito en el cielo y no piensa dar marcha atrás con respecto a los cambios que se introdujeron el año pasado. ¿Terminará este asunto solo cuando medie el arzobispado?

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies