Evangelium Solis, Opinión

“El Espíritu del Señor está sobre mí, porque Él me ha ungido…»

En este último domingo de enero, estamos inmersos en el tercer Domingo del tiempo Ordinario. Por todo ello, hoy llega un nuevo Evangelium Solis a Gente de Paz.

Lectura del santo Evangelio según San Lucas

Ilustre Teófilo:

Muchos han emprendido la tarea de componer un relato de los hechos que se han verificado entre nosotros, siguiendo las tradiciones transmitidas por los que primero fueron testigos oculares y luego predicadores de la Palabra. Yo también, después de comprobarlo todo exactamente desde el principio, he resuelto escribírtelos por su orden, para que conozcas la solidez de las enseñanzas que has recibido.

En aquel tiempo, Jesús volvió a Galilea, con la fuerza del Espíritu; y su fama se extendió por toda la comarca. Enseñaba en las sinagogas y todos lo alababan.

Fue Jesús a Nazaret, donde se había criado, entró en la sinagoga, como era su costumbre los sábados, y se puso en pie para hacer la lectura. Le entregaron el Libro del Profeta Isaías y, desenrollándolo, encontró el pasaje donde estaba escrito:

«El Espíritu del Señor está sobre mí, porque él me ha ungido. Me ha enviado para dar la Buena Noticia a los pobres, para anunciar a los cautivos la libertad, y a los ciegos, la vista. Para dar libertad a los oprimidos; para anunciar el año de gracia del Señor.»

Y, enrollando el libro, lo devolvió al que le ayudaba, y se sentó. Toda la sinagoga tenía los ojos fijos en él. Y él se puso a decirles:

–Hoy se cumple esta Escritura que acabáis de oír.

Palabra del Señor.

La lectura del Evangelio de hoy, tiene su fuerza en el episodio de Jesús en la sinagoga de Nazaret, donde se había criado, después de presentarlo como itinerante en la sinagogas de Galilea, donde se comenzó a escuchar esa buena noticia para todos los hombres, que es el Evangelio.

Lucas nos presenta en este pasaje del evangelio de hoy: donde Jesús nos da la gran noticia de un tiempo nuevo, de un tiempo definitivo en que los que estaban excluidos del mensaje de salvación de Dios, son en realidad los primeros beneficiarios de esa buena nueva.

El relato de la sinagoga de Nazaret, es uno de los pasajes de Lucas que quiere definir las claves de quién es Jesús y lo que vino a hacer entre los nosotros. Es el programa del Señor, que viene a su pueblo, Nazaret y desde la sinagoga, lugar de la proclamación de la palabra de Dios, lanzar un mensaje nuevo. Por ello, el mensaje que hoy nos propone Lucas sobre lo que Jesús pudo decir en Nazaret y en las otras sinagogas se inspira en textos que hablan de la buena noticia para los ciegos, cojos, pobres, excluidos o condenados de cualquier raza o condición.

Jesús en la sinagoga de Nazaret, nos presenta a un Dios que no ama a un pueblo apartando a los otros, sino que su proyecto es un proyecto universal de salvación para todos los hombres. Por eso su mensaje es la buena Nueva, el Evangelio. Así concluye el mensaje fundamental del evangelio de este domingo, aunque la escena es mucho más compleja y determinante, que ya analizaremos también en el próximo Evangelium Solis, Lo importante está dicho: en Galilea, Jesús nos trae la buena nueva a todos los que la anhelamos, aunque seamos pecadores. Nadie está excluido de la salvación de Dios.