Sevilla, 馃挌 El Rinc贸n de la Memoria

Longinos y la Semana Santa de Sevilla

Se puede ver a lomos de un caballo subiendo la Cuesta del Rosario ante la mirada expectante y siempre curiosa del adulto, o mirarle en un adem谩n de respeto con los ojos infantiles de un ni帽o cuando arrepentido se postra ante la Santa Cruz en la Plaza de la Contrataci贸n. Hablamos de Longinos, centuri贸n que por 贸rdenes de Pilatos, estuvo con otros soldados al pie de la cruz de Nuestro Se帽or no sin antes traspasar con una lanza el costado de Cristo. Longinos fue quien, al ver las portentosas convulsiones de la naturaleza que se produjeron a la muerte del Se帽or, pronunci贸 la famosa frase que le hizo el primer convertido a la fe cristiana: 芦Verdaderamente, Este era Hijo de Dios禄. Tambi茅n se dice que se estaba quedando ciego y al dar la lanzada, una gota del Salvador cay贸 sobre sus ojos y lo dej贸 sano al instante; por tal raz贸n, abandon贸 la carrera de soldado y despu茅s de haber sido instruido por los ap贸stoles, llev贸 una vida mon谩stica en Ces谩rea, Capadocia, donde gan贸 muchas almas para Cristo por medio de palabras y ejemplo.

La primera referencia que tenemos de la presencia de Longinos en Sevilla es del a帽o 1703 cuando la Hermandad de la Lanzada encarg贸 a un desconocido imaginero esta talla junto a la de San Juan, las Mar铆as, los dos ladrones y un say贸n para el conjunto del misterio. Un siglo despu茅s las im谩genes fueron quemadas con la llegada de las tropas napole贸nicas.聽Afortunadamente, se salv贸 el caballo que estuvo sin su jinete hasta 1849, a帽o que el escultor Jos茅 S谩nchez reforma al Longinos y le dota de una nueva cabeza dos a帽os despu茅s. La imagen de este romano perdur贸 hasta el final del siglo XIX cuando Emilio Pizarro lo sustituye por otro de su factura. La nueva talla del centuri贸n procesion贸 con la cofrad铆a de la Plaza de San Mart铆n hasta que El铆as Gar贸 lo sustituy贸 junto con el romano en 1987. Sin embargo, el nuevo Longinos no vivi贸 durante mucho tiempo en Sevilla. En 1999 el conocido imaginero Jos茅 Antonio Navarro Arteaga realiza la talla del actual jinete romano, mientras el de Gar贸 pas贸 a manos de la Hermandad de la Lanzada de Campo de Criptana (Ciudad Real). Tras la Semana Santa de 2003 la imagen sufre un accidente cuando es bajado del paso. El infortunio oblig贸 a realizar una profunda restauraci贸n por parte de su autor, saliendo totalmente reformado en la Semana Santa de 2004.

Respecto a la existencia de Longinos en la Hermandad del Cerro del 脕guila su historia es muy reciente. Fue tallado por el imaginero Juan Manuel Mi帽arro en la d茅cada de los ochenta. En el primer boceto que present贸 este artista no aparec铆a la imagen del centuri贸n arrepentido delante de Cristo. Sino un misterio que figuraban en primer plano el Cristo del Desamparo y Abandono, y en segundo, la Virgen arrodillada ante la Cruz, dos santos varones, Nicodemo y Jos茅 de Arimatea, y dos soldados romanos. Cuando la Hermandad fue aprobada para incorporarse a la Semana Santa, el maestro Mi帽arro modific贸 su idea inicial y finalmente quiso exponer gr谩ficamente el Desamparo y Abandono de Jes煤s. De esta manera, Longinos apareci贸 en un nuevo paso de la Semana Santa de Sevilla, manteniendo una actitud casi genuflexa ante Cristo, al que se rinde mir谩ndole fijamente. En su perplejidad mantiene la lanza en sus manos y el casco, que en disciplinada actitud militar, lo ha retirado de su testa para apretarlo contra la coraza.

Suscr铆bete

Introduce tu correo electr贸nico para recibir todas las novedades.


Powered by WordPress Popup

Color de fondo
Redimensionar imagen