Andalucía

Los dos grandes estrenos de la Semana Santa de Jaén lucieron bajo la atenta mirada de la lluvia

Quizás no fue el estreno más deseado, pero la primera salida de dos Titulares que se suman a la nómina enriquecida de devociones de la capital supuso una auténtica protestación pública de Fe con el esplendor que le caracteriza a sus Cofradías bajo la atenta mirada de la meteorología.

Las Imágenes Marianas de María Santísima Madre de Dios y Nuestra Señora de la Trinidad han reinado por vez primera bajo sus respectivos pasos de palio durante las jornadas correspondientes al Martes y al Miércoles Santo.

La primera, Titular de la Hermandad del Silencio, probablemente con el paso de palio más peculiar de cuantos procesionan en Jaén, lo hizo entre la incertidumbre y tras las suspensión designada por las otras dos Cofradías que debían haber procesionado, Clemencia y Divino Maestro, que sufrieron el incipiente temporal procedente del extremo oeste de Andalucía. La Cofradía hizo lo propio tras la petición de una hora moratoria y acortó el recorrido ante la posibilidad de aparición de chubascos aislados y con la ilusión de poder ver procesionar a su Titular Mariana cobijada sobre su nuevo y original paso de palio de estilo antequerano.

La segunda, Devoción perteneciente a la Hermandad de Jesús Cautivo, tuvo también que atenerse a las previsiones meteorológicas que auguraban un posible retraso en la desaparición de la borrasca, algo que se hizo patente en el centro de la ciudad obligando a la Cofradía a refugiarse bajo las esbeltas naves de la Seo jiennense. Posteriormente, la Corporación regresaría a su sede del Barrio de Santa Isabel entre el gentío que vitoreó a la Santa Madre bajo el nuevo palio blanco de estilo clásico estrenado en una difícil jornada para el recuerdo.