Andalucía, ⭐ Portada

Lunes Santo. Un itinerario por la Semana Santa que no se celebró

La suspensión de la Semana Santa por la crisis sanitaria que se encuentra viviendo nuestro país ha supuesto un jarro de agua fría para el cofrade, que ha visto frustradas sus ilusiones de disfrutar de las Cofradías en la calle, si bien la aplastante lógica de tal decisión ha sido acogida con entereza y serenidad por éste.

Gente de Paz es una página web con clara voluntad globalizadora, ofreciendo así variedad de contenidos durante los 365 días del año que no excluyen a ningún lugar de nuestra geografía. Por ello, nos hemos planteado la realización de una serie de artículos para cada día de la Semana Santa en el que se refleje la riqueza que alberga nuestra tierra de norte a sur y de este a oeste. Así, cada día de la Semana Santa destacaremos nueve Cofradías de tal jornada, una por capital de provincia (pese a que en ocasiones no será posible cumplir esta premisa, cuando en ciertos días no haya Hermandades en ellas) más Jerez de la Frontera.

Pese a que se ha intentado destacar a Hermandades lo más representativas posible de cada lugar, otros criterios como la variedad de estilos o evitar la repetición de determinados misterios también están presentes a la hora de elegir las respectivas Cofradías. Por favor, que nadie vea en esta serie de artículos, que les garantizo tienen una carga de trabajo importante detrás realizada por miembros de la redacción de nuestra web, un lugar para la confrontación más aún en los tiempos que corren. Entiendan la dificultad de elegir una Cofradía por cada día de la Semana Santa, y la imposibilidad de ir más allá de ello por cuestiones de espacio, lógica y tiempo. El único objetivo es dar a conocer, en la medida de lo posible y sin pretender ser exhaustivos ni ofrecer un análisis pormenorizado de cada detalle, una muestra de las bondades de las Cofradías de nuestra tierra. Ofrecer un recorrido virtual en estos días tan extraños que nos toca vivir, que nos permita asomarnos a la manera en que se vive la Pasión de Cristo en lugares distintos a nuestra ciudad, ahora que nos vemos exigidos a permanecer retenidos en nuestro domicilio. Disfruten del itinerario cofrade, traten de imaginar cómo habría sido nuestra querida Semana Santa si Dios así lo hubiera querido.

 

Córdoba – Ánimas

La jornada del Lunes Santo en Córdoba es de las más vistosas de la ciudad califal, con diversas Cofradías que contrastan entre sí por su idiosincrasia. Uno de los sellos de identidad de la capital cordobesa es, sin duda, la Hermandad del Remedio de Ánimas, que procesiona desde la Parroquia de San Lorenzo. La corporación tuvo un lugar de privilegio en el cartel de la Semana Santa de Córdoba de Fernando Vaquero, en el que la Virgen de las Tristezas ocupaba el lugar central. Quizá a esta hora nuestro alma cofrade pudiera estar situado en la calle Lineros, un lugar con gran sabor cofrade, contemplando el discurrir de la Cofradía de San Lorenzo hacia la Mezquita-Catedral de Córdoba, en ese atípico transitar de ambos pasos a ruedas, con el único acompañamiento de sendos coros de hermanos cantando el Miserere para el crucificado de Ánimas, y el Stabat Mater para la Virgen de las Tristezas.

Son muchas las curiosidades que encierra la Hermandad del Remedio de Ánimas. Especialmente particular resulta su manera de montar triduos, con un marcado tinte fúnebre y sobrio, acorde a la idiosincrasia de la Hermandad. Con respecto al crucificado, es una talla situada entre el siglo XVI y XVII, destaca la presencia del velo, donde se puede contemplar el sol y la luna, representando el alfa y la omega de la vida. A los pies del Señor, aparece una calavera que simboliza la muerte de Adán, que será redimida por la muerte del Salvador en la cruz. De igual forma, también sobresalen los tres clavos con que Jesús se arraiga a la cruz, en forma de azucenas, simbolizando la vida que nacerá de la sangre de Cristo. De la Virgen de las Tristezas, atribuida al antequerano Antonio Gómez del Castillo, destaca de sobremanera, además de la serenidad de su mirada, sus manos entrelazadas en actitud de oración y el baldaquino tallado que vertebra el paso de la dolorosa. La idiosincrasia de la Hermandad la convierte en única no solo en Córdoba, sino en Andalucía, amén de la austeridad de su salida procesional, que habrá de aguardar al Lunes Santo de 2021.

 

 

Sevilla – Las Penas de San Vicente

Hay un momento de la Semana Santa donde el tiempo se para. Las percepciones se rompen cuando una hilera de altos capirotes negros interrumpe la noche. La cofradía de Las Penas del barrio de San Vicente es un gozo para los sentidos. En la esquina de Alfonso XII con la Plaza del Museo se va muriendo la luz del Lunes Santo para dejarnos un atardecer digno de un lienzo. Nuestro Padre Jesús de las Penas se apoya en el dorado de su paso para lanzar un suspiro que encoje el corazón de Sevilla. La cofradía tiene el aire de los patios palaciegos de la calle San Vicente. Enamora el alma y crea la más bella melodía con el silencio.

Siguen discurriendo los tramos. Y al cuadril pequeños niños llevan sus cirios mientras comprenden la trascendencia de lo que están haciendo. Por Placentines la Virgen de los Dolores suspira al mismo tiempo que el Nazareno arrollado por la Cruz. Es un suspiro desgarrador y a la vez dulce. Antonio Santiago cruza la calle obrando el milagro de la estrechez. Y con paso firme y decidido discurre el palio de crestería por Francos. La Banda de Música del Maestro Tejera crea una banda sonora medida para el momento. Suena ‘La Sagrada Lanzada’, ‘Virgen Dolorosa’ y ‘Mater Mea’.

En El Salvador una saeta llena La Plaza del Salvador mientras Jesús de las Penas la va cruzando. Cuando llega la Virgen Sevilla queda atrapada en un siglo que vuelve a repetirse cada primavera cuando suena ‘Marcha Fúnebre de Chopin’. La candelería es la única luz de la plaza. La ciudad revive sus mejores tiempos. El azahar embriaga la calle y el palio se aleja por Jovellanos. Todo parece un sueño. La bulla es un acto de fe que reza cuando llega a la altura del reloj de la calle Sagasta. Ahora todos rezan en sus adentros la copla de Roberto Cantoral “Reloj detén tu camino / Porque mi vida se apaga / Ella es la estrella / Que alumbra mi ser / Yo sin su amor no soy nada. / Deten el tiempo en tus manos / Haz esta noche perpetua /Para que nunca se vaya de mi”. Para que el Lunes Santo nunca se pierda en nuestra memoria que hoy más que nunca resucita para llevarnos el dolor de la Virgen de los Dolores a lo más hondo de nosotros.

 

Huelva – Tres Caídas

Huelva vive el Lunes Santo como Simón de Cirene, ayudando a Cristo en cada caída en su camino al Calvario. La Hermandad de las Tres Caídas celebró el año pasado su 75 aniversario fundacional y, este año, celebraba la misma efeméride de la bendición de su Titular Cristífero cuando la pandemia vino a frustrar el regreso del Señor de las Penas en sus Tres Caídas a su templo, alojándose ahora mismo en la Capilla de la Hermandad de la Esperanza. Fundada el 4 de marzo de 1944 en la Iglesia de la Milagrosa, se trasladó a la Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús en el Polvorín por las pequeñas dimensiones de la puerta del primer templo en 1947. Uno de los momentos más esperados por los onubenses es la subida de la Cuesta de las Tres Caídas.

El titular, Nuestro Padre Jesús de las Penas en sus Tres Caídas, refleja el pasaje de la tercera caída de Cristo, mientras es ayudado por un Cirineo y azotado por un soldado romano, que tan frecuentemente es representada en la Semana Santa. La imagen fue tallada en madera de ciprés por Antonio León Ortega en 1945. El paso de misterio, de enormes dimensiones, fue tallado y policromado por José Oliva en 1948, siguiendo un estilo barroco. Acompaña musicalmente la B.C.T. Nazareno de Huelva, con la que la cuadrilla forma un binomio excelente cada Lunes Santo, interpretando, como no podía ser de otra manera, la marcha «Tres Caídas», seguida de «Abrazado a Triana», ante el fervor de su gente. Qué afortunados seríamos de poder estar en el Polvorín a la salida de la Cofradía y disfrutar de estos instantes. Como curiosidad, el traslado hacia la Milagrosa del Señor de las Tres Caídas con motivo del 75 aniversario de la Cofradía fue uno de los últimos pasos que vimos en la calle en esta cuaresma, concretamente el 14 de marzo.

También Antonio León Ortega fue el encargado de realizar la imagen de María Santísima del Amor, que preside un majestuoso paso de palio con orfebrería de Hijos de Juan Fernández, respiradero de Jesús Domínguez y el techo de palio realizado por Francisco Contioso y bambalinas pintadas con la representación de los misterios de la Virgen. Suena la marcha «Reina del Amor», y «Pasan los Campanilleros» para deleite del público asistente, interpretadas por la B.M. Municipal de La Puebla del Río.

 

Málaga – El Cautivo

Málaga no sería nada sin el Cautivo, el Cautivo no sería nada sin Málaga. Cada Lunes Santo, miles de personas se aproximan a la calle Trinidad para esperar ansiosos la salida de Nuestro Padre Jesús Cautivo y María Santísima de la Trinidad. El Cautivo es una de las Hermandades más populares de la capital de la Costa del Sol. La Cofradía fue fundada en 1934 en un aula del antiguo colegio trinitario “Ave María”, durante la Guerra Civil. La imagen de Jesús Cautivo, conocido como el “Señor de Málaga”, se unió a la Hermandad en el año 1939 realizada por José Martín Simón. Años más tarde, se incorporó la Virgen de la Trinidad, realizada en 1968 por el imaginero sevillano Francisco Buiza. 

Uno de los momentos más emotivos de la Hermandad en la calle es cuando atraviesa el Puente de la Aurora, donde todos los malagueños desean verla. A la caída de la tarde, solo basta con asomarse a calle Mármoles, inicio del puente, y atisbar un mar de capirotes blancos que se pierden en el horizonte. En la lejanía se puede contemplar como va avanzando la silueta de un Cautivo ataviado con una túnica blanca. El “Señor de Málaga” avanza inexorable a través del mar de fieles que se agolpan en el puente para llegar al recorrido oficial. Suena la marcha clásica “La Esperanza”, de Pascual Zueco, y el Señor avanza entre la multitud al son de su Banda del Cautivo dejando atrás una estela de emociones y de promesas que se mezclan con el vaivén de su túnica blanca mecida por el viento del río. El Cristo busca la calle Cisneros para seguir cautivando con su mirada.

La Virgen de la Trinidad, cariñosamente conocida como la “Trini”, avanza por la calle Cisneros a los sones de su Banda de la Trinidad siguiendo los pasos de su Hijo y acompañado de sus nazarenos color cardenal. Con la noche ya sobrevenida, suenan las marchas «Y en Triana la O» y «Siempre Macarena» y la Virgen va iluminando los corazones encendidos de los malagueños al ritmo de sus hombres de trono. Continúa por el puente revolviendo todo a su paso para abrir un espléndido Lunes Santo.

 

Granada – San Agustín

Busquemos un lugar de privilegio en la ciudad nazarí. Emplacémonos en el Convento del Santo Ángel a eso de las 9 de la noche. La estrecha calle, abarrotada, aguarda la salida de la Hermandad de San Agustín. Una Cofradía de marcado tinte sobrio, con una imaginería y patrimonio de calidad incuestionable. El Cristo de San Agustín es una de las obras cristíferas más destacables y veneradas de la capital granadina, atribuido al italiano Jacobo Florentino en el siglo XVI. Procesiona cada Lunes Santo anclado a una cruz plateada y sobre un paso caoba, portado con gran solemnidad por su cuadrilla de costaleros. Tras el crucificado, aparece radiante, sin abandonar ni un ápice la idiosincrasia sobria de la Cofradía, la Virgen de la Consolación, bellísima obra del recientemente fallecido Antonio Dubé de Luque del año 1990, acompañada en su excelso paso de palio, coronado por poderosa crestería, por San Juan Evangelista, también de Dubé, y Santa María Magdalena, obra de Elías Rodríguez Picón. Acompaña al palio un coro, cuyos rezos cantados dan un color especial al transitar de la Cofradía.

La arraigada devoción que ha recibido el crucificado nazarí durante tantos siglos en la ciudad ha servido para que los ciudadanos se encomienden a su salvación durante epidemias y sequías, algo que ha cristalizado en que estemos ante el Sagrado Protector de Granada, merced a su intercesión ante estas crisis. En los tiempos que estamos viviendo, no podíamos dejar de hablar y venerar a través de este humilde rincón al Cristo de San Agustín.

 

Jerez de la Frontera – La Cena

El Lunes Santo en Jerez de la Frontera posee grandes tesoros dignos de conocer. Desde la Parroquia de San Marcos sale la Cofradía de la Sagrada Cena, en una de las salidas procesionales más esperadas de la ciudad gaditana de toda la Semana Santa. Bien podríamos estar situados en la Plaza del Mamelón aguardando la llegada del imponente misterio de la Cena, cuya imaginería es una de las joyas que nos dejó como legado el imaginero sanroqueño Luis Ortega Brú, a los inconfundibles sones de la A.M. de la Estrella de Dos Hermanas, que interpreta «A tus Planta, Señor de la Sentencia». El sosegado caminar de la cuadrilla no resta ni un ápice de brillantez al discurrir del misterio, que levanta constantes aplausos entre los fieles. Tras el portentoso misterio de la Cena aparece el coqueto paso de palio de Santa María de la Paz y Concordia, cuya imagen es obra anónima de finales del XVII, a sones de la B.M. Nazareno de Rota, una de las formaciones más prestigiosas de la provincia, que interpreta brillantemente la marcha «Madre de los Gitanos Coronada».

A modo de curiosidad, de entre el excelente patrimonio del que goza la corporación de San Marcos, destaca su paso de misterio, realizado por Antonio Castillo Lastrucci en 1928 para la Hermandad del Cachorro, procesionando sobre él el venerado crucificado hasta 1973, siendo adquirido por la Hermandad de Jerez un año más tarde. Del paso destacan los seis medallones que contienen escenas de la Pasión, obra de Cayetano González. En cuanto al palio de Santa María de la Paz y Concordia, sobresale el contraste del azul del techo de palio con las bambalinas de orfebrería, repujadas por el taller de la Viuda de Villarreal, algo no muy habitual entre los pasos de palio. Una Cofradía para degustar desde la cruz de guía hasta el último músico del palio.

 

Cádiz – La Palma

Si hay un barrio popular en la Tacita de Plata ese es el de la Viña. En él el Lunes Santo encontramos la esperadísima salida procesional de la Cofradía de la Palma, corporación fundada en 1938, aunque con raíces en aquella Compañía Espiritual de Ave María y Coro del Santísimo Rosario de finales del siglo XVII que fue responsable de aquella leyenda protagonizada por Francisco Macías, fray Bernardo de Cádiz y el estandarte de la Virgen del Rosario, cuando en 1755 detuvieron las olas del maremoto que asedió la capital gaditana. Imagínese estar en tan popular barrio, aguardando la llegada del maravilloso crucificado de la Misericordia, de origen genovés de finales del s. XVIII, sobre su trono dorado a sones de la B.C.T. Cristo del Mar de Vélez-Málaga, que interpreta magistralmente una de sus joyas propias «Madre y Señora de mis Penas». Tras Él, radiante en su palio, cuyas bambalinas y techo proceden de la Hermandad de los Negritos de Sevilla y son obra de Rodríguez Ojeda, aparece la Virgen de las Penas, de autoría anónima aunque atribuida a Fernando Ortiz.

En el vídeo del que hemos podido disfrutar, destaca de sobremanera la interpretación en el palio tanto del Ave María cantada de López Gándara y de «Capataz Gaditano», obra de Claudio Gómez Calado y muy característica de la Semana Santa gaditana, por parte de la B.M. Julián Cerdán de Sanlúcar de Barrameda, una de las formaciones señeras de nuestra geografía. La Virgen de las Penas fue coronada canónicamente en el año 1987.

 

Jaén – Los Estudiantes

La Cofradía de los Estudiantes es una de las más numerosas de la capital jiennense. Nacida bajo el amparo de uno de los barrios más antiguos de la ciudad; el de la Merced, la Corporación estudiantil recobra cada Lunes Santo el sabor añejo de las tradiciones más bellas de la ciudad, marcando, con el paso de los años, a generaciones de mayores y niños que se han criado bajo la sombra de uno los crucificados más imponentes de la ciudad; el Santísimo Cristo de las Misericordias. El Señor al que llaman del “bambú”, obra anónima del siglo XVI”, es testigo vivo de cómo su pueblo se agolpa cada Lunes Santo a las puertas de la Iglesia de la Merced bajo un sol de justicia que decaerá para dar paso a la noche de Jesús.

Se abre el portón principal del templo y asoma la sencilla cruz de guía flanqueada por dos faroles, y detrás un larga fila de capirotes blancos que inunda la plaza. Se hace el silencio en el interior de la parroquia, el ambiente se carga de poderoso incienso, los ciriales se abren paso entre la multitud y toda la plaza enmudece para atisbar la figura del crucificado en la lejanía. El Señor se acerca al dintel de la puerta, los respiraderos casi rozan la vieja piedra del templo mercedario y se hace el clamor en la plaza a los sones de la marcha real interpretada por los inconfundibles sones de la Banda de Cornetas y Tambores del Santísimo Cristo de la Expiración. El crucificado del bambú está en la calle y suena su marcha; “Del bambú Tu Misericordia”, para buscar la calle “Merced Alta” y dejarle paso a la Madre.

La Virgen de las Lágrimas es una de las obras cumbre y más devocionales de la ciudad de Jaén, realizada en 1936 por el imaginero cordobés Juan Martínez Cerrillo. También conocida como Virgen de los Clavitos, por los dos clavos que porta en una mano, la Imagen de la Madre de Dios es fuente de devoción incomparable en la capital, como bien refleja la tuna universitaria a través de canciones como “Virgen de los Clavitos” que cada Lunes Santo entonan a la puerta del templo mercedario y que enmarca uno de los momentos más emocionantes de la Semana de pasión jiennense antes de mecerse a los sones de la magnífica banda de música de Pedro Morales de Lopera.

 

Almería – Pasión

Nos situamos en la Parroquia de Santa Teresa de Ávila de la capital almeriense. Desde allí hace su salida procesional al Hermandad de Pasión cada Lunes Santo. La imagen cristífera es del recientemente fallecido Luis Álvarez Duarte de 1994, y representa a Jesús en su tercera caída con la cruz a cuestas, camino del Calvario, apoyándose en una peña. Seríamos muy afortunados si pudiéramos contemplar en estos precisos instantes al Señor. coronando un monte de lirios, sobre un bello paso de color caoba y faroles plateados. Una vez interpretada la Marcha Real, suena «Sentimiento Gitano», «Madre» y «La Valiente», interpretadas por las excelentes cornetas de la B.C.T. Asunción de Jódar. Sin solución de continuidad, aparece por las puertas del templo la Virgen de los Desamparados, sobre su coqueto paso de palio de color rojo, con bellos bordados en las bambalinas. Todo ello con la excelente música de la B.M. Santa Cecilia de Sorbas, una formación musical que, sin duda, es referencia para toda la provincia. La dolorosa es también obra de Álvarez Duarte del año 2000.

Estamos ante una Hermandad que, pese a su juventud (el Obispado aprobó sus estatutos en 1995), posee un patrimonio más que decente. El paso de misterio del Señor de Pasión fue tallado por el prestigioso tallista Guzmán Bejarano, con orfebrería de Ramón León Peñuelas.

 

Artículo realizado por Adrián Martín, Rafael Peñafiel, Lucía Bulnes, Jesús Pérez y José Barea

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup