Cádiz

Miércoles Santo con más aguas que luces

Podríamos decir que el miércoles hizo aguas, o no, pero el mal tiempo llegó a las costas gaditanas, lo cual hizo que todas las Cofradías del día se viesen obligadas a cancelar sus salidas procesionales por posibles chubascos.

La primera en dar la negativa fue la Luz y Agua; ya en Santa Cruz se encontraban las bandas y el público, a la espera de una posible esperanza. La Esperanza fue la que anunció unos minutos después que los titulares de la Cigarreras se quedarían en Santo Domingo por el alto porcentaje de posibilidad de lluvia en las primeras horas de la tarde y de madrugada, horarios de salida y recogida.

Tras varias prorrogas, a las ocho de la tarde anunció la Cofradía del Caminito que Nuestra Señora de las Angustias no saldría a la calle.

Pese a las adversidades, desde el Barrio de Santa María salió la Cofradía de los Estudiantes, Sentencia, aunque después de andar unos metros se vio obligada a dar la vuelta sin apenas haber dado tiempo a salir el palio del Buen Fin. En el poco tiempo que estuvo en la calle pudimos disfrutar del espectacular nivel de la banda del Nazareno de Huelva, que sin duda dará mucho que hablar los próximos años.

En la salida dio tiempo de presenciar uno de los momentos más esperados de la Semana Santa. El Señor asomó su rostro gitano a la emblemática plaza de las canastas, donde sus devotos esperaban ansiosos para verlo navegar sobre un mar de fieles. Con la marcha Crucifixión y La Pasión entraba el paso de misterio de la forma tan particular que tiene de andar la cuadrilla, derrochando flamenco en cada uno de sus compases.

Al bajar la calle que lleva su nombre, comenzó a caer, como se dice en Cádiz, una mijita de chirimiri, la suficiente para decidir dar la vuelta. La cruz de guía, ya acercándose a la catedral, recibió la orden inmediata de dar media vuelta, mientras que el Señor enfilaba la cuesta arriba de La Merced a paso horquilla, aún sonando la banda.

Fueron momentos confusos para el publico que se concentraba en las inmediaciones y más aún para la cofradía y los cientos de penitentes que ocupaban sus filas.

Sin duda, la tarde no fue la deseada. Monaguillos desilusionados y capirotes quitados a la espera que escuchar buenas noticias. Las horquillas e apagaban y las bandas poco a poco se perdían por las calles y el público se fue acercando a las iglesias, donde se encontraban los titulares en sus correspondientes pasos.

La tarde finalizó con ese mal sabor de boca, sabiendo que el jueves santo peligraba. Es mucho el esfuerzo que requiere una salida procesional, pero como citó en un momento la Cofradía del Caminito durante esa larga espera: si no es así será por ella y él lo desean, hágase su voluntad. Así fue. Mañana el Regidor saldrá a la calle, esperemos que calme las aguas y podamos disfrutar una bonita jornada.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup