Córdoba, ⭐ Portada

Miguel Melguizo anuncia los puntos esenciales de su candidatura a Hermano Mayor de la Misericordia

Entre sus propuestas se encuentran la restauración de los bordados del manto y palio, la recuperación del Vía Crucis a Santa Marta, el Proyecto 1000 hermanos y la implicación con el Colegio de las Francesas

El candidato a hermano mayor de la Hermandad de la Misericordia, Miguel Melguizo del Cid, ha desvelado las líneas esenciales del proyecto con el que aspira a regir los destinos de la corporación de San Pedro. Un decálogo, abierto a las opiniones y aportaciones de los hermanos que deseen participar en su concreción, que supone la base de un proyecto «muy ilusionante y fresco» irá desarrollando en las próximas semanas. Desde el punto de vista patrimonial, Melguizo afirma que serán cuatro años dedicados a la restauración de los bordados del manto y palio de Nuestra Señora de las Lágrimas en su Desamparo, amén de proponer la realización de un mástil para la bandera de la Hermandad.

Uno de los pilares básicos del proyecto lo constituyen las Obras de Misericordia que Melguizo quiere acercar a la realidad de la feligresía a través de actividades que, más allá de los donativos, impliquen compromiso no solo económico. Melguizo propone además la recuperación del Vía Crucis a Santa Marta y la creación de la Obra Social del Miércoles Santo junto al resto de hermandades del día.

En relación a la estación de penitencia el candidato propone la elaboración de un reglamento de estación de penitencia que integre de manera objetiva los hermanos además de impulsar la participación de los hermanos en la estación de penitencia. Propone además que la casa hermandad esté abierta a todos los hermanos, la creación del «Ciclo cultural Primavera en San Pedro» y el interesante «Proyecto 1000 hermanos», a través la captación de nuevos miembros y la recuperación de quienes ya no están.

Melguizo propone potenciar el carácter sacramental de la corporación a través de la Adoración al Santísimo Sacramento el primer miércoles de cada mes y vincular el culto a los Santos Mártires con el Cabildo de la Catedral. Respecto a la comunicación y participación el candidato apuesta por la transparencia mediante la publicación y comunicación inmediata de acuerdo a los hermanos, la creación de un boletín anuario en papel y la realización de comunicaciones periódicas digitales.

Los cultos y la evangelización son también materia que preocupa a Melguizo. En este área el candidato propone un proyecto basado en el hermano y en la fe, la creación de grupos de evangelización de adultos y potenciar la Eucaristía del domingo en San Pedro. Propone igualmente la elaboración de un reglamento de Junta de Gobierno, la recuperación de la Junta Consultiva y la creación de la junta auxiliar y que la Junta de Gobierno tenga un decidido carácter de servicio y compromiso al hermano. Finalmente en el área de juventud y formación, el proyecto establece un proceso de acogida a todos los nuevos hermanos para que se sientan integrados y confortables compartiendo la fe así como promover la implicación de la hermandad con el Colegio de las Francesas.

Cabe recordar que el pasado mes de diciembre adelantamos en Gente de Paz que Miguel Melguizo del Cid había anunciado su firme intención de concurrir, como candidato, a las próximas elecciones a hermano mayor de la Hermandad de la Misericordia, previstas para mediados de 2020. Así se lo comunicaba al actual máximo responsable de la corporación de San Pedro, José Manuel Maqueda, así como al consiliario de la hermandad, «recibiendo en ambos casos todo el ánimo y el apoyo a la preparación de este proyecto ilusionante».

Una intención que Melguizo transmitía a todos los hermanos de la Misericordia mediante una nota pública difundida a través de la página de «El Silencio Blanco, Misericordiam tuam«, que gestiona en una conocida red social. Un grupo que, tal y como el propio Melguizo explica, «fue creado hace diez años para que fuese un lugar en el que todos pudiéramos hablar de nuestra querida Hermandad de la Misericordia. Un lugar en las redes en el que compartir fotografías de nuestros Titulares, de nuestros nazarenos, de nuestros recuerdos familiares relacionados con nuestra Hermandad».

«Hace un tiempo -prosigue Melguizo- decidí añadir al nombre del grupo EL SILENCIO BLANCO, una frase que los hermanos de la Misericordia reconocemos: MISERICORDIAM TUAM… TU MISERICORDIA. Lo hice con una clara intención: darle al grupo un carácter de participación, de aportación de experiencias e ideas, de apertura a todos. Hacer de este grupo un reflejo de la manera que tengo de entender nuestra Hermandad: tu Misericordia, la Misericordia de todos». De ahí que haya sido este medio el cauce elegido para comunicar la decisión «que me ha llevado mucho tiempo de reflexión y de acopio de fuerzas y ganas» de presentar su Candidatura a Hermano Mayor.

«Un proyecto ilusionante, fresco, con ideas nuevas, pero sin perder nunca de vista la idiosincrasia y el sello que la Misericordia ha tenido, tiene y tendrá; y que nos ha hecho ser un referente en la Semana Santa cordobesa. Un proyecto que quiere traer ideas frescas, actividades nuevas, hermanos con entusiasmo; pero que también suponga una continuidad de las cosas buenas que se han hecho hasta ahora por quienes nos han precedido. Un proyecto muy pensado y avanzado; pero también un proyecto posible y real. Un proyecto que, al fin y al cabo, te necesita. Te necesita con tus aportaciones, tus críticas, tus aportaciones para todos los ámbitos de la Hermandad, la feligresía y el barrio de San Pedro. Un proyecto bastante avanzado, pero aún en construcción«, explica Melguizo.

El futuro candidato concluye su misiva anunciando que poco irá desgranando los distintos aspectos que avanzados hasta ahora, «porque queremos que conozcáis el proyecto, lo hagáis vuestro, aportéis opiniones, ideas, lo que se os ocurra. Tened la seguridad de que lo hablaremos todo, porque serán aportaciones hechas con la misma ilusión y las mismas ganas de ofrecer lo mejor a nuestra Hermandad que tenemos nosotros», concluye.

Decir “Melguizo es hablar de Misericordia, y hablar de Misericordia es hablar de Melguizo”. No en vano forma parte de una dinastía esencial en la cofradía cordobesa. Nieto del fundador de la Cofradía Francisco de Sales Melguizo Fernández e hijo del también Hermano Mayor Miguel Ángel Melguizo Gómez, Miguel Melguizo del Cid nació en Córdoba, en 1972, lo que implica que, de recibir el beneplácito de sus hermanos, accedería al cargo de Hermano Mayor con 48 años. 48 años de edad y de antigüedad en la hermandad. Un tiempo que sirve para conocer la Misericordia, su historia, su presente y lo que puede llegar a ser.

Hermano de la Misericordia desde el mismo instante en el que nació, salió de nazareno por primera con cinco años, acompañando a sus titulares cada Miércoles Santo por las calles cordobesas ininterrumpidamente hasta hoy. Ha sido costalero del paso del Cristo de la Misericordia durante más de una década y es miembro de la Capilla Musical de la Hermandad de la Misericordia. Ha formado parte de dos Juntas de Gobierno de la corporación de San Pedro, las encabezadas por Francisco Hernández Moyano y Angelmaría Varo Pineda y ha ejercido como diputado del último tramo de Cristo durante los último 19 años.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup