Córdoba, ⭐ Portada

Miguel Melguizo define su proyecto de Obras de Misericordia a través de propuestas concretas, participativas y creativas

El hermano de la Misericordia Miguel Melguizo del Cid continúa desgranando los aspectos esenciales en los que ha determinado fundamentar el proyecto que pretende servir de base para materializar su candidatura a hermano mayor de la corporación del Miércoles Santo. Un proyecto en el que las Obras de Misericordia se erigen como pilar básico que quiere acercar a la realidad de la feligresía toda vez que, en su opinión, «las Obras de Misericordia no pueden basarse solo en el donativo» ya que «hay hermanos que no disponen de la posibilidad de aportar económicamente».

Por ello, el proyecto defiende que es «fundamental ser creativos y pensar en actividades que permitan a los hermanos con su tiempo, con su compromiso, colaborar en esta tarea tan fundamental». Toda una declaración de intenciones que se traduce en tres propuestas concretas. La primera de ellas la organización de visitas y acompañamiento a los ancianos de la feligresía, «los más necesitados de nuestro tiempo y de nuestro apoyo». Una propuesta que abarca tareas tan necesarias como hacerles la compra si no pueden salir de casa o tratar temas administrativos.

La segunda de estas propuestas concretas tiene como objetivo las familias necesitadas «que sin duda agradecen los donativos», pero que ha de consistir también en aportar dignidad, ofreciendo formación a mujeres para hacerlas autónomas a través de talleres. La tercera de las propuestas están destinadas a los niños del barrio, a través de la participación del Grupo joven de la Hermandad «en labores de apoyo escolar para familias que no puedan permitírselo«, aprovechando la existencia de maestros y estudiantes en la nómina de hermanos de la corporación.

Un interesante y llamativo proyecto que avanza en el camino del enriquecimiento de la obra social de tal modo que no quede circunscrita, exclusivamente, a la mera limosna importante y necesaria, pero a todas luces insuficiente, dándole un nuevo enfoque complementario al actual.

«Con todo esto buscamos  -explica el candidato- una mayor integración y participación de cuantos hermanos quieran aportar su tiempo, sus ideas, su compromiso. Hacerles partícipes de cuanto la Hermandad pueda organizar, obteniendo el fruto y la satisfacción de las buenas obras con el prójimo que tenemos tan cerca, quizás en unas casas más abajo de la Basílica, o en la siguiente calle», ya que «Si la Hermandad va al barrio, el barrio vendrá a la Hermandad».

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Color de fondo
Redimensionar imagen