Internacional, Sevilla

Monseñor Saiz: “Es muy fácil conectar con el Papa, abrir el corazón”

La visita ad limina de los obispos de las provincias eclesiásticas de Sevilla, Granada y Mérida-Badajoz se está viviendo “con mucha intensidad, a un ritmo frenético, y está siendo un regalo del Señor, una gracia impresionante”, según ha destacado el arzobispo de Sevilla, monseñor Saiz Meneses, en el programa ‘Iglesia al día’ de TRECE. El prelado ha destacado también que en las reuniones de trabajo que se están celebrando en los distintos dicasterios de la Curia vaticana “hay un diálogo, un compartir, una comunión, un enriquecimiento extraordinario. Yo –ha añadido- estoy muy contento”.

Sobre el encuentro con el santo Padre en la audiencia general de ayer miércoles, monseñor Saiz ha explicado que pudieron incorporarse (el arzobispo y los peregrinos sevillanos) en un intervalo entre dos reuniones, “y con el Papa tuvimos una pequeña conversación muy breve sobre algún tema general y temas de seminarios y vocaciones, que a él eso le preocupa mucho”.

De cara a la audiencia privada de los obispos con el papa Francisco, que tendrá lugar mañana viernes a las diez y media de la mañana, el arzobispo afirma que “las expectativas son altas”, porque “es el encuentro de los sucesores de los apóstoles con el sucesor de Pedro, que es el principio de comunión en la Iglesia universal, y es quien tiene la misión de sostener a sus hermanos y confirmarlos en la fe”. Ha destacado la cercanía y cordialidad del Santo Padre: “Es muy fácil conectar con él, abrir el corazón, ponerlo sobre la mesa y afrontar todos los temas con confianza fraternal y a la vez conscientes de que él es el que nos da la orientación general”.

“Rodeado de familia, de gente buena de Sevilla”

Capítulo aparte para el medio centenar de peregrinos sevillanos que se han desplazado a Roma para acompañar al arzobispo en esta visita que se celebra dada cinco años. Monseñor Saiz ha subrayado que se ha sentido “rodeado de familia, de gente buena de Sevilla, de gente católica que quiere a nuestro Señor y a María Santísima, que quiere a la Iglesia, que quiere al Santo Padre y que quiere también a su obispo y a la Iglesia local”.

Ayer tuvo ocasión de compartir parte de la tarde con los peregrinos, que se mostraron felices por haber saludado al Papa. El arzobispo hizo hincapié en esta circunstancia, y recodo que se encontró a un grupo humano “muy contentos, muy felices, que se llevan un recuerdo muy imborrable, y un tesoro que es haber podido celebrar su fe en las basílicas romanas, haber llegado a Roma en peregrinación, haber podido saludar al Santo Padre”. Al respecto, felicitó al delegado diocesano de Peregrinaciones, Manuel Soria –“un bravo delegado”, como lo calificó- que “a pesar de los pesares y de todas las dificultades, ha organizado la peregrinación y cincuenta personas le han acompañado, están contentos y radiantes y van a volver con las baterías pastorales, espirituales y eclesiales cargadas”, concluyó.