El Rocío, Opinión, Sendero de Sueños

Nada tendría sentido si Tú no estuvieras ahí

Con la calor de agosto los rocieros nos volvemos a reunir en torno a la Virgen para celebrar junto al pueblo de Almonte su voto en acción de gracias. Son unos días de descanso en ese paraíso terrenal junto a la que es Madre de Dios y madre nuestra.

Son momentos de reecuentros con amigos, con conocidos y de recuerdos. Momentos de tranquilidad donde la sobremesa se alarga y las noches… también.

Días de playa y algún manguerazo a las más pequeñas en el patio de la casa hermandad. Esa casa que me hizo conocer el significado de Hermandad que se tiene en mi casa. Ese patio que escucha historias rocieras y cofrades.

Pero nada tendría sentido si Tú no estuvieras ahí. A nuestro lado. Paseos al caer el sol hacia el Santuario. Días de Triduo o una visita para hablarte. De nuestras cosas. De nuestros secretos. De dar gracias.

Una nueva mirada. Una nueva sonrisa. Un nuevo horizonte pero con tu amor y tus manos como faro, como ancla, como una nueva esperanza.