Advertisements
Córdoba, El Cirineo, Opinión, Sevilla

No permitamos que se inunden de odio las calles

Ya están en la calle, con toda la violencia rabiosa de la que hacen gala como nadie, reclamando un espacio que nadie les ha concedido, enarbolando una bandera que nadie les ha entregado, pretendiendo representar a un pueblo que no les ha elegido, para demostrar lo que son: una panda de totalitarios antidemócratas incapaces de respetar un resultado electoral y asumir su propia decadencia, la que muchos pronosticamos y que ahora se convierte en maravillosa realidad.

Y enfrente, la realidad de Andalucía la que no necesita de muecines llamando a la lucha desde los minaretes, ni de cruzados que agiten a las masas desde los campanarios digitales, la que evidencia sus poderes en las urnas, con sosiego, con sabiduría, con moderación, porque a quienes se afanan en meter candela en nuestra existencia, con un discurso incendiario y trasnochado, sembrando el odio por las esquinas, se les responde con la contundencia que otorga la calma, esa que permite tener la cabeza fría para acudir a los tribunales para defender los derechos adquiridos y no permite que nadie convierta el tablero de juego en una guerra fratricida.

Lo ocurrido en Andalucía este inolvidable domingo de diciembre para la historia ha supuesto atravesar una frontera que muchos imaginábamos infranqueable. Derribar el muro de una auténtica dictadura asentada en la manipulación de la historia y en la ramificación de un poder prácticamente imperceptible pero diseminado por todos y cada uno de los niveles que componen la sociedad de Andalucía. Un poder despiadado, que ha logrado tejer una miserable red clientelar que ha perpetuado el poder en manos de los mismos durante cuatro largas décadas en las que Andalucía se ha ido despeñando paulatina e irremisiblemente camino de su propia insignificancia.

Una revolución silenciosa que tuvo lugar por obra y gracia de ese concepto que algunos quieren denostar llamado democracia, que ha puesto ante nuestros asombrados ojos la posibilidad de volver a ser protagonistas de nuestra historia, envueltos en una ilusión que se palpa en los cuatro puntos cardinales de esta tierra maravillosa, que no podemos permitir que nos sea arrebatada nuevamente por un puñado de radicales totalitarios que pretenden enfrentarnos en una lucha sin sentido que solo puede conducirnos a la desolación y el caos.

No permitamos que se inunden de odio las calles, ni en un sentido ni en otro, ni consintamos que utilicen al pueblo aquellos que solamente pretenden demostrar a quienes consideran sus enemigos quién tiene más poder. Es el momento de construir sobre los cimientos de este nuevo amanecer que no entiende de cuentos chinos ni de dictadores enterrados en un valle que nos pilla demasiado lejos. Construir sobre la esperanza de un futuro asentado en la reconciliación que nos regaló el esfuerzo incalculable y generoso de nuestros padres para entregarle a nuestros hijos un mañana de luz y de ilusión que imaginábamos imposible.

Un futuro en el que no haya que abandonar nuestro paraíso para progresar y en el que los antidemócratas, los antisistema, los radicales, los totalitarios y los predicadores vendeburras que pretenden utilizar el pueblo en su propio beneficio, llenando las calles de manifestaciones vacuas o de procesiones aún más vacuas, para defender sus privilegios de siglos o comprarse un chalet de lujo, tras una máscara de carnaval o desde el púlpito de sus mentiras, sean ignorados y su discurso reducido a la nada más absoluta, a la insignificancia que merecen. Es el momento de caminar hacia adelante, y expulsar de nuestra cotidianidad a tanto pirómano peligroso que pretende que arda Andalucía.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: