Galerias, Sevilla

Paz y Refugio del alma de Sevilla

El fin de semana ha sido extremadamente singular en dos centros neurálgicos de la devoción popular de Sevilla, El Porvenir y San Bernardo. Dos barrios cuyos habitantes laten al son del amor que profesan por María Santísima en la que encuentran la Paz y el Refugio de sus males en la lucha cotidiana que a todos nos toca vencer.

La Virgen de la Paz, pureza incomparable, belleza inabarcable que consuela con su mera presencia; y la Virgen del Refugio, dulzura infinita y alivio para la desolación en la que se halla este valle de lágrimas. Ambas María, las dos caras de la misma moneda, radicalmente distintas e idénticas como abrigo en el que protegerse de las procelosas aguas por las que la humanidad navega.

Frente a Ellas, como siempre, ha estado nuestro compañero Benito Álvarez, para dejar testimonio de la luz infinita que emana de la divina grandeza y la humilde humanidad de la Madre de Dios, amiga, protectora y maestra, con esta impecable crónica gráfica.