Córdoba, Galerias

Por obra y gracia de la Reina de los Cielos

Una vez más, frente a la dulce mirada de María Santísima de la Esperanza del Valle y de Nuestra Señora del Buen Fin, ha acudido nuestro compañero Antonio Poyato, para dejar testimonio gráfico de un nuevo pedacito de historia.

Poniente y el Campo de la Verdad han sido, nuevamente, escenario de los tradicionales besamanos que las hermandades de la Sagrada Cena y el Descendimiento han dispuesto para honrar a la Madre de Dios.

Dos besamanos que han tenido lugar en este domingo de Adviento, cuando todo el Universo Cofrade se inunda de Esperanza con la mirada puesta en la llegada del Salvador que en apenas unos días, se encarnará en cada uno de los corazones de los cristianos del mundo, para volver a sembrar de paz cada rincón de este planeta que se empecina una y otra vez ocultar su luz. 

Y una vez más, frente a la dulce mirada de María Santísima de la Esperanza del Valle y de Nuestra Señora del Buen Fin, ha acudido nuestro compañero Antonio Poyato, para dejar testimonio gráfico de un nuevo pedacito de historia, que se ha vivido por obra y gracia de la Reina de los Cielos.