Advertisements
Córdoba, Costal, Opinión

¿Quién será el nuevo capataz del Cristo de la Misericordia?

El pasado Viernes Santo, cuando ni siquiera había concluido la Semana Santa, adelantamos en Gente de Paz la noticia de que José Manuel Maqueda, capataz del Santísimo Cristo de la Misericordia durante la friolera de un cuarto de siglo, había puesto de manifiesto su intención de abandonar su cargo en la creencia de que era el momento adecuado para poner punto y final a una exitosa etapa que se ha dilatado dos décadas y media. Un extremo que fue anunciado por el propio capataz a sus hombres a la llegada a la Basílica de San Pedro, tras la salida procesional del pasado Miércoles Santo.

Cabe recordar que hace ya un par de años, Maqueda expresó su intención de dejar su cargo, si bien en aquella ocasión, terminó reconsiderando su posición inicial. Sin embargo, en la medida en que en aquella ocasión no hubo confirmación oficial por parte de la hermandad de San Pedro, algo que sí ocurrió tras el pasado Miércoles Santo, todo hacía indicar que ésta vez la decisión no tenía vuelta atrás. Sea como fuere, el de Maqueda es ya un nombre que está grabado con letras de oro en la historia de la cuadrilla del primer paso de la cofradía para siempre.

Ahora, cuando el curso cofrade acaba de comenzar, es momento de que se multipliquen los rumores y se tomen decisiones. Decisiones entre las que se encuentra la elección de la persona encargada de guiar los destinos de la cuadrilla del imponente crucificado de la Basílica de San Pedro. Una elección que la junta de gobierno que preside el propio Maqueda está manejando con absoluta discreción, como es lógico. No obstante, y lejos de aventurar absolutamente nada sino simplemente de amplificar lo que se comenta por los mentideros -hermanos de la propia corporación y cofrades en general-, sea cual sea la decisión adoptada en la reunión de la Junta de Gobierno convocada al efecto en apenas unos días -esta semana que está a punto de comenzar- dos nombres se antojan como opciones lógicas.

La primera de ellas pasaría por nombrar al actual responsable del paso de palio de la cofradía, Enrique Garrido, como capataz general de la cofradía. Un hombre cuya capacidad y conocimientos como capataz están absolutamente contrastados y que lleva ejerciendo su labor al frente de diversas cuadrillas de la capital -la Conversión, la Hermandad Universitaria, la Reina de los Mártires y la Soledad de Santiago-, mereciendo el reconocimiento del gremio y, sobre todo, de los hombres a quienes manda. Una labor intachable que, en el caso de la cofradía de San Pedro, lleva ejerciendo desde 2013. De ahí que muchas sean las voces que entienden que su elección sería la lógica y que no barajar su nombre sería una desconsideración para con un capataz de su categoría, salvo que el propio Garrido entendiese que no es momento de aceptar este reto.

La otra posibilidad natural, también barajada por hermanos de la cofradía, sería apostar por un hombre de la casa. Alguien como José Luis Sánchez Redondo, antiguo capataz del paso de cristo, que lleva ejerciendo de manera efectiva como segundo de José Manuel Maqueda desde hace años, cerca de una década. Una realidad que, en buena lógica, hace presuponer la existencia de una incuestionable confianza por parte del máximo responsable de la hermandad que ha sido capataz junto a Sánchez Redondo desde hace años, por lo que se trataría de una apuesta que garantizaría la continuidad en una forma concreta de entender la labor de capataz y de gestionar el equipo humano que realiza su trabajo bajo las trabajaderas del Cristo de la Misericordia. También hay hermanos que entienden que no barajar esta opción sería una desconsideración al trabajo desarrollado todos estos años.

No conviene olvidar, sin embargo, que este tipo de decisiones de calado en la hermandad de la Misericordia se adoptan de manera colegiada, de modo que aventurar las propuestas que se pongan encima de la mesa -incluida la posibilidad de otros nombres- en la reunión de la próxima semana se antoja todo un ejercicio de adivinación. Sea como fuere, si bien las opciones naturales e inmediatas pasan por estos dos nombres, será la Junta de Gobierno de la corporación la que deberá tomar una decisión, en el sentido que sea. Una decisión que en cualquier caso, si nada lo impide, deberá dilucidarse en apenas unos días. ¿Será uno de estos hombres el elegido o los sujetos decisores nos depararán alguna sorpresa? ¿Ustedes qué opinan?

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies