Sevilla

Salud de los enfermos y flor en San Isidoro

La capilla de la parroquia es un espléndido jardín en torno a la Madre y Señora de la feligresía, que recibe a los fieles durante el fin de semana

La Santísima Virgen siempre se acerca a sus Hijos como Madre de toda la Iglesia, consoladora de afligidos y refugio de la cristiandad.

Así lo ha hecho una vez más en la Parroquia de San Isidoro, en pleno centro de Sevilla, y en una de las advocaciones más necesitadas: Salud.

La Titular Letífica preside el presbiterio de su capilla en la Solemne Veneración, con el Niño Jesús en el brazo izquierdo y un cetro en la mano derecha, como símbolo de su realeza. Viste además manto rojo bordado en oro, tocado de encaje dorado y toca blanca de sobremanto. Completa el conjunto la espléndida corona, la ráfaga plateada y la medialuna.

La priostía ha elaborado para la ocasión un sencillo pero elegante altar en torno a la Imagen de autor anónimo, con varios ramos de flores blancas, candelabros y piezas de candelería con cirios alumbrando la escena.

Este culto se prolongará durante la jornada de mañana domingo en horario de 11 a 14 y de 17 a 20 horas, interrumpiéndose para las misas de 12 y 13 horas.

Al final de estas líneas pueden disfrutar de una selección de fotografías de la magnífica veneración junto a diversos detalles y primeros planos de la Virgen de la Salud y del Niño Jesús.