Córdoba, Portada

San Lorenzo regala a Córdoba una elegante noche cofrade de agosto

El calor asfixiante, apenas tamizado por una voluntariosa aunque ineficiente brisa que intentaba devolver la vida, sin lograrlo, a los valientes que han acudido a presenciar la salida procesional de San Lorenzo mártir, organizada por la hermandad del Calvario, ha sido la nota predominante de una noche agosteña que se ha preñado del aroma del incienso que envolvía el paso del Santo y del magnífico quehacer de la Agrupación Musical Jesús Caído de la localidad cordobesa de Montoro, que ha superado con nota su comparecencia bajo el cielo de la ciudad de San Rafael.

A eso de las nueve de la noche, la cruz parroquial que anunciaba la llegada del cortejo atravesaba el portón de San Lorenzo para encontrarse con un nutrido público que esperaba la salida del Santo con la avidez propia de quien gusta paladear todas y cada una de las procesiones que inundan, a lo largo del año, el calendario cofrade de la ciudad de Córdoba.

Un elegante cortejo acompañaba a San Lorenzo en su devenir por las calles de su barrio, a hombros de la cuadrilla costalera dirigida con maestría por David Arce. Integrando el mismo, todas las hermandades de la feligresía que han querido ser partícipes de este pacto público de fe presidido por el titular a quien está dedicada su parroquia.

La procesión ha dejado un buen número de imágenes para almacenar en la memoria colectiva de la Córdoba cofrade como el paso por la iglesia hospital de Jesús Nazareno, donde esperaba una nutrida representación de la Cofradía del Jueves Santo, o la visita al arcángel San Rafael en la iglesia del Juramento. Todo ello para conformar una nueva cuenta del Rosario de acontecimientos que la ciudad de Córdoba celebra en torno a sus cofradías todos los meses del año.