Córdoba

Se cumplen 96 años de la proclamación de la Virgen del Carmen como Patrona de Rute

El pasado martes, 11 de febrero, daba comienzo en el Santuario de María Santísima del Carmen el Solemne Triduo conmemorativo del nonagésimo sexto aniversario de su proclamación y nombramiento como Patrona de todos los ruteños. El mismo, que contó con una nutrida asistencia de público, estuvo predicado por el Rvdo. Padre D. Francisco José Delgado Alonso, párroco de Ntra. Sra. de los Remedios y Santo Domingo de Guzmán de Cabra que, desde el púlpito del Santuario, realizó la homilía del primer día de Triduo alabando la figura de María bajo su advocación del Carmelo. 

Primer día de Triduo en el que destacó por encima de todo, una vez más la Santísima Virgen del Carmen, que lució bellísima y espectacular, ya no solo por el estilismo del altar dispuesto por el grupo de altares y camarería de la Real Archicofradía para la ocasión, sino por la preciosidad del frontis admirable que la Soberana Ruteña presentaba en el camarín de su bendita morada para la celebración.

Y es que contemplar a la Reina y Señora de Rute perfectamente ataviada con terno de terciopelo de algodón (a base de lentejuelas y bordado en oro), manto de 1874 (regalo de Isidro Molina), doble mantilla de chantillí,  escapularios bordados en terciopelo y media luna de plata a sus pies estrenada para en su Coronación Canónica Pontificia es, para todos los que visiten el Santuario durante estos días, dar un salto espiritual (auspiciado por nuestra fe) hacia la oración, la devoción y el fervor que nuestra Carmelita despierta en el corazón de cada uno de los ruteños. 

Su Niño, igualmente envuelto de gracia y hermosura, en brazos de la Señora, con vestido blanco de 1954 bordado en oro sobre terciopelo blanco, solicitando de los ruteños que nos acerquemos a Él, a través de la divina presencia de su Bendita Madre. 

Todo ello, completado con un exorno floral alegre y radiante a base de rosas blancas, champán y menta, y de la correspondiente candelería de cera, convierten el altar del Santuario en el mejor regalo de amor a nuestra Carmelita por su nonagésimo sexto aniversario patronal. 

Ella es, desde hace ya casi noventa y seis años:  la Abogada, Protectora y Benefactora de la Villa de la que es Reina, luciendo estos días exultante apoyada en sus infinitos atributos maternales y, como no, en su indescriptible belleza. Hermosura que le sirve para irradiar a través de sus ojos lo que simple y llanamente es:  Señora y Patrona de Rute.

Cuando este jueves -a eso de las doce del mediodía- las campanas del Santuario de la Virgen repiquen a gloria por tan especial celebración (coincidiendo ese repique con el rezo del Ángelus que elevamos a la Virgen a esa hora), dediquemos a nuestra Carmelita una sentida oración y plegaria dándole gracias por todo ese halo de protección que desde hace más de tres siglos (noventa y seis años como Patrona), viene derrochando sobre su pueblo generación tras generación.

Generaciones (algunas) de ruteños que ya disfrutan de Ella en el Cielo (después de una vida terrenal en su Rute en la que gozaron de la protección del Santo Escapulario de su Patrona) y que hoy, desde ese glorioso balcón de la gloria, sonreirán junto a nuestra Carmelita cuando la Excelsa Madre Celestial dirija la mirada sobre su blanca Villa, de la que se siente orgullosa de ser Madre.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup