Advertisements
Sevilla, ⭐ Portada, 💚 El Rincón de la Memoria

Se cumplen veinte años de la Madrugá del Pánico del año 2000

La madrugada del 21 de abril del año 2000 la visión de muchos sevillanos acerca de sí mismos y la percepción que buena parte del universo cofrade tenía de la inviolabilidad de todo lo que rodea a su Semana Santa cambió para siempre. Quienes lo vivieron en primera persona y quienes lo sufrieron a través de la retransmisión televisiva, jamás podrán olvidarán el horror que se sintió y trascendió a través de los medios de comunicación. La incertidumbre y la sensación de que algo muy grave estaba ocurriendo recorrió como un escalofrío las entrañas de la mayor parte de los cofrades de los cuatro puntos cardinales que asistían incrédulos a todo lo que estaba aconteciendo.

Un extraño suceso se reprodujo en distintos puntos del centro de la ciudad al mismo tiempo sembrando el pánico y el desorden entre los fieles que seguían el desarrollo de las procesiones de la noche más importante de Sevilla. Todo comenzó entre las 5:35 y las 6:15 de la madrugada, hay quien apunta que ya se produjeron ciertos sucesos con anterioridad, en las inmediaciones de la Carrera Oficial. Carreras, gritos, pánico generalizado… el miedo se apoderó de la bulla que corrió en desbandada dejando un rastro desolador más propio de una zona de guerra que de unas calles que debían estar disfrutando de la noche más hermosa.

Los hechos se saldaron con más de 100 heridos y un inquietante silencio en forma de oscuridad que veinte años después nadie ha sido capaz de alumbrar con la verdad. Una larga lista de hipótesis que van desde un loco con un cuchillo de grandes dimensiones en la zona del Arenal, que fue detenido, hasta un toro que se había escapado de la Maestranza, o un reventón de conducciones de gas o agua en determinado punto, teorías que caen por su propio peso por la sencilla razón de que las avalanchas se produjeron al mismo tiempo en diversas zonas de la ciudad, por lo que todo lo que paso por una causa organizada y deliberada para por ser conjeturas sin más base que la mera intención de ocultar lo que de verdad ocurrió.

Determinadas teorías apuntaron a una reivindicación sindical de la Policía Local o a la influencia de la película «Nadie conoce a nadie» de Mateo Gil, que se estrenó en fechas precedentes y tuvo bastante resonancia mediática que se materializó en un juego de rol. Los defensores de esta última hipótesis apuntan a que en la Facultad de Matemáticas se difundieron mensajes de móvil que fueron interceptados por la policía que afirmaban que en la Madrugá «iba a pasar algo». Finalmente hay quien atribuye lo ocurrido a una «especie de experimento» de un grupo más o menos amplio de ciudadanos «de familia acomodada» que pudieran haber acordado sembrar el pánico de manera coordinada a través de teléfono móvil. Resulta bastante complicado imaginar que, teniendo en cuenta que se llegó a hablar de varios grupos de entre 30 y 50 personas, nadie se hubiese ido de la lengua.

Fuera lo que fuera, lo único constatable es que algo ocurrió, algo que fue grave pero que pudo entrañar una gravedad muy superior. Fechas después de aquel suceso, uno de los más graves ocurridos en la Semana Santa contemporánea, la Junta de Gobierno de la Hermandad del Gran Poder registró en un informe todo lo ocurrido. Un informe que detalla de manera pormenorizada la sensación de miedo, de caos y de desasosiego extremo que se vivieron en aquella inolvidable Madrugá, al tiempo que evidencia que, fuese cual fuese el origen, no fue en ningún caso casual sino fruto de algo perfectamente organizado. Lean atentamente y extraigan sus propias conclusiones.

Informe Oficial del Gran Poder

Esta hermandad había iniciado su estación de penitencia a la Santa Iglesia Catedral saliendo exactamente su cruz de guía a las 12:45 de la Madrugada del Viernes Santo, día 21 de abril del presente año. La estación discurrió con absoluta normalidad hasta el momento de producirse los hechos de todos conocidos, no obstante hay que reseñar por si fuese de interés que en la plaza de San Lorenzo, justo en el momento de iniciarse la salida, se produjo un conato de invasión de las sillas que esta hermandad coloca en la plaza para recaudar limosnas con destino a la Bolsa de Caridad, intento efectuado por parte de un grupo de personas que estaban fuera de ellas y que fue abortado por los agentes de la Policía Nacional que se encontraban en el lugar en aquel momento, sin que hubiera más incidencias.

Formaban la cofradía un total aproximado de 2.450 personas, incluyendo nazarenos, costaleros y personal auxiliar (capataces, capilleres, contraguías, aguadores, encendedores, etc.). Se cumplieron los horarios de la carrera oficial, incluso saliendo de la Catedral con cinco minutos de adelanto sobre el horario oficial. Como quiera que la información meteorológica vaticinaba cierto riesgo de lluvia, creciente conforme avanzase la Madrugada, los responsables de la marcha de la cofradía tenían instrucciones del Hermano Mayor de acelerar dicha marcha cuanto fuese posible, una vez quedase expedito nuestro camino. Sí hay que destacar que se notó bastante falta de fuerza policial en la calle y que, en concreto, en la confluencia de Arfe, García de Vinuesa y Castelar, al llegar la cruz de guía estaban circulando coches, y que un grupo de individuos jóvenes montados en motos pretendieron entrar a través de la cofradía subidos en dichos vehículos y en sentido contrario al discurrir de la hermandad, impidiéndolo enérgicamente el agente de la Policía Nacional único que prestaba su servicio en la cruz de guía, a cuyo agente la hermandad quiere felicitar por su extraordinaria eficacia e inmejorable disposición.

A las seis menos veinte de la madrugada, cuando la cruz de guía se encontraba parada ante el número 46 de la Plaza del Museo, dispuesta para entrar en la calle Alfonso XII, los nazarenos que en ella formaban ven venir una avalancha de gentes gritando desde Alfonso XII en dirección al Museo. Las gentes gritaban que había un hombre haciendo disparos con una pistola, otros que había alguien con un cuchillo e incluso algunos gritaban que se había escapado un toro. Esta avalancha no llega a afectar a la cruz de guía, puesto que a pocos metros de ella, la mayor parte de la gente que la formaba se para y, reacción extraña, comienza a correr justamente en sentido contrario, es decir, por Alfonso XII en dirección hacia la Campana. En este punto de la cofradía no se producen más incidentes.

Paso de Nuestro Padre Jesús del Gran Poder

Sin poder precisar con exactitud la hora de inicio de los incidentes en las inmediaciones del paso del Señor, pero con toda seguridad en torno a las seis menos veinte, los nazarenos que formaban cerca del paso y muchos de sus costaleros perciben en primer lugar un sonido extraño. Todos los que lo han oído repiten una misma frase: «Tengo metido el ruido en la cabeza».

Dicho sonido se describe por algunos como muy extraño y difícil de imitar, otros lo describen como un arrastrar de contenedores a ritmo más lento que el de una carrera y como un sonido muy intenso y rítmico con una cadencia más pausada que el de una carrera. En ese primer momento no hay avalancha en el paso del Señor. Todos los testimonios coinciden en el carácter extraño e intimidatorio de ese sonido que precede a la avalancha y en su fuerte intensidad e incluso hay hermanos que sugieren que era algo producido con un aparato de ultrasonido.

El paso del Señor se encontraba en la calle Gravina, preparado para hacer el giro hacia la calle Pedro del Toro. En ese momento se produce el sonido antes referido y no hay avalancha, tan solo un gran desconcierto y el movimiento de las gentes que se encontraban en las proximidades del paso. Los canastillas (diputados) de los tramos de penitentes con cruces que iban detrás del paso del Señor reciben esta avalancha desde la calle Canalejas, avalancha que va derribando a los penitentes, muchos de los cuales resultan lastimados o con lesiones de consideración menor. La confusión se hace tremenda, pero los nazarenos no abandonan su puesto, reintegrándose en su sitio los que habían sido literalmente arrollados. Algún nazareno que en el tumulto pierde el antifaz e incluso un penitente que resulta con la túnica destrozada piden permiso para retirarse, puesto que en esas condiciones no podían seguir en el cortejo. Los costaleros y nazarenos dicen haber oído a las gentes decir que había hombres con navajas y alguno dice haber oído que en la calle Canalejas habían sonado disparos.

Estando en esta calle, el paso del Señor se vio envuelto en humo. No es sin duda alguna el humo de los incensarios, puesto que éstos estaban ya en la calle Pedro del Toro, a unos doce o catorce metros del paso. Tanto algunos costaleros como personal que se encontraba delante del paso afirman que habían echado algo debajo de éste desde la parte de atrás y que llegó a salir por la parte delantera. El segundo capiller, Don Miguel Martín Fernández, afirma haber oído una especie de estallido sordo -no el estallido fuerte de un cohete, sino algo más apagado, algo así (onomatopéyicamente) como un ¡Paft! e inmediatamente apareció el humo.

Hay un detalle que queremos hacer constar con la salvedad de que no podemos probarlo, pero en la calle Gravina, un nazareno portando cirio apagado color tiniebla (amarillo), procedente del cuerpo de nazarenos del Señor se acerca andando a mucha velocidad y haciendo un escorzo pasa por la presidencia del paso entre el teniente de Hermano Mayor y el nazareno que estaba a su derecha que era Don Antonio Ríos Ramos. Este nazareno habla con otro miembro de la presidencia (Don Manuel Bohórquez) y le dice escuetamente: «En el Duque hay tiros». Y sigue inmediatamente su camino. Don Manuel Bohórquez identifica a este hermano como uno de los enlaces de la cofradía, pero ese enlace aparece por la presidencia, procedente de la cruz de guía un cuarto de hora después y, además, como todos los enlaces, no portaba cirio amarillo. Nos crea la duda de que se trate de un posible infiltrado, pero no tenemos forma de comprobarlo, ni de asegurarlo.

Se restablece precariamente la calma y el paso del Señor entra en la calle Pedro del Toro y, una vez dentro de esta calle, recibe una avalancha que procedía del tramo de Pedro del Toro o Marqués de Parada. Esta segunda avalancha es más intimidante. Los costaleros en general y los nazarenos cercanos al paso afirman que el suelo vibraba como si por debajo pasara un tren; los propios costaleros afirman que el paso tembló y ellos decidieron sentarse en las zambranas y sujetarse a las trabajadoras en una intención de inmovilizar el paso. El capataz, Don Rafael Ariza, recibe un golpe en un ojo y el desconcierto es tal que algunos costaleros preguntaban: «¿Dónde está el Señor?».

El teniente de Hermano Mayor, Don José León-Castro Alonso, se adelanta en busca de un enlace que comunique a la cruz de guía lo que está pasando para que acelere la marcha. Al llegar a la altura de la puerta principal del Museo se cruza ante él un individuo de estatura mediana, edad intermedia, no mal encarado, con pelo negro rizado y vistiendo una cazadora de cuero negro muy cruzada que le dice: «Ándese con cuidado porque hay pistolas». Y rápidamente desaparece. El Sr. León-Castro afirma poder reconocer a este individuo si lo viese. Gracias a que a pesar del desconcierto ni los nazarenos, ni los costaleros abandonan sus puestos, se reinicia de inmediato la marcha de la cofradía que en la calle Miguel de Carvajal recibe una nueva avalancha, menor que la anterior. Después de esta avalancha ya no se produce ningún incidente más en este paso que continúa hasta la Basílica, en la que entra con un cuarto de hora de adelanto sobre su horario oficial, ya que se dieron las órdenes oportunas para quitar la cofradía de la calle lo antes que fuese posible, dadas las circunstancias.

Paso de la Santísima Virgen

Sin poder tampoco precisar con absoluta fijeza la hora, pero en torno a las seis menos veinte de la madrugada, el paso de la Santísima Virgen del Mayor Dolor y Traspaso se encontraba dentro de la calle Zaragoza a escasos metros de la salida de dicha calle con la calle San Pablo, concretamente delante de una perfumería, y más exactamente delante de un escaparate de la misma en cuya parte superior hay un rótulo: Aromas. Ya en el cruce de la calle se encuentran ciriales y acólitos y por delante de éstos, más en el cruce, la presidencia y antepresidencia del paso y el último tramo de nazarenos con cirios.

En ese momento se oye un gran griterío que procede de la plaza en la que se encuentra la Parroquia de la Magdalena y se siente un ruido que al que suscribe le pareció en un primer instante como si se derrumbase una casa, pero inmediatamente se constata que es el ruido de una gran masa de personas corriendo en dirección adonde se encontraba la cofradía. La masa de personas, muy numerosa, que se encontraban el cruce de San Pablo, mira hacia atrás, y cuando ve la muchedumbre que corre hacia ellos estalla en un grito de auténtico pavor y se lanza repentinamente y en masa a correr en dirección a la calle Reyes Católicos. Esta muchedumbre arrasa cuanto encuentra a su paso de tal manera que los pocos que no son derribados no se explican cómo pudieron mantenerse en pie. La gente gritaba que había hombres con pistolas disparando. El ímpetu y proporciones de esta avalancha es tal que si el paso de la Virgen hubiese estado en mitad del cruce de San Pablo, no cabe la menor duda de que hubiese sido volcado por la multitud.

Lo primero que se hizo fue proteger a los servidores y monaguillos que iban ante el paso, arrimándolos al único sitio que teníamos a mano algo más protegido, es decir, a la propia delantera del paso. A pesar de este intento, la multitud se lleva por delante a un servidor de once años al que empujan hacia Zaragoza, en donde unos jóvenes pertenecientes a la Hermandad del Baratillo lo recogen, llevándolo a dicha hermandad y desde la que se pusieron en contacto con la familia del niño, pasando su padre a recogerlo. Junto a esta avalancha en sentido transversal a la cofradía y al mismo tiempo, el paso de Virgen recibe otra avalancha por detrás, procedente de la calle Zaragoza que no llega hasta el paso, pero que derriba a numerosos penitentes de cruces del paso de Virgen. El efecto es tal que el niño antes aludido manifiesta que, mientras era arrastrado hacia Zaragoza vio cómo pisaba sin querer la cabeza de uno de estos penitentes. Alguno de ellos pierde incluso la cruz y el antifaz en el tumulto.

En esos momentos un miembro de la presidencia y el Hermano Mayor, junto con uno de los policías que iban ante el paso, dan voces y hacen gestos de calma a las gentes que, inesperadamente, los reciben calmándose algo, como si estuviesen deseosos de que alguien los llamase al sosiego. Los nazarenos desplazados se reincorporan a sus puestos, algunos no sin grandes dificultades, pues habían sido desplazados hasta la calle Julio César y en poco tiempo se hace una relativa y tensa calma en la que todos están aterrados y expectantes. En ese momento, el Hermano Mayor da orden de atravesar lo más rápidamente posible el cruce de San Pablo, lo que es posible efectuar sólo gracias a que, a pesar del enorme desconcierto, ninguno de los costaleros y capataces del paso de la Virgen abandona su puesto.

Al llegar a la esquina de Gravina con San Pablo, lugar en el que había previsto un relevo de costaleros y antes de que el paso se pudiese introducir en la calle Gravina en el espacio que se había hecho indicando a los hermanos que apagasen los cirios y desbaratasen las filas para hacer sitio al paso y sus penitentes, se produce una segunda avalancha que coge a estos penitentes en pleno cruce con los efectos consiguientes.

A consecuencia de todos estos incidentes, hay hermanos lesionados en número no conocido, aunque sí sabemos de un hermano con una brecha en la frente, otro con un brazo roto y otro al que han tenido que intervenir en un pie por arrancamiento de uña. Afortunadamente, lesiones ínfimas para lo que hubiese podido ocurrir. Se han producido como desperfectos materiales la rotura de nueve cruces penitenciales y desperfectos en un cirial del paso de Virgen. La primera avalancha no afecta al penúltimo tramo de cirios de la Virgen, que se veía formado dentro de la calle Gravina. Una vez dentro de dicha calle hay una tercera avalancha más pequeña, tras de la cual se continúa la marcha sin solución de continuidad y sin más incidentes.

Conclusiones

Tras esta experiencia tan negativa como inolvidable, el sentimiento que nos deja, aparte de la evidente y preocupante vulnerabilidad de nuestra Semana Santa, es el que podemos resumir en los siguientes puntos:

1º. Que lo ocurrido fue fruto de una táctica pensada y organizada.

2º. Que las avalanchas producida en el paso de la Santísima Virgen desde la calle San Pablo y Plaza de la Magdalena hacia Reyes Católicos, es efecto de lo provocado en otro punto y encauzado hacia el cruce de la calle San Pablo, así como la avalancha que llega y no afecta a la cruz de guía es efecto de lo provocado en la Plaza del Duque y entrada de la cofradía del Silencio.

3º. Que, por el contrario, lo producido en el paso del Señor y la avalancha que sufre el paso de Virgen desde el interior de la calle Zaragoza hacia San Pablo son intentos de provocación de nuevos focos que, por la apreciación que podemos hacer desde dentro de la cofradía, no llegó a tener mayores repercusiones, entre otras posibles circunstancias, gracias a la serenidad y disciplina que mostraron en todo momento los propios nazarenos y costaleros e integrantes en general de nuestra cofradía.

La secuencia de los hechos en vídeo

Está fue la secuencia de los hechos y el desconcierto generalizado de los medios de comunicación. Hemos intentado localizar la grabación de Canal Sur que emitía en directo, como cada año y no se encontraba en publicidad cuando sucedió la primera avalancha que se notó en Campana, pero nos ha sido imposible. Si algún lector dispone de ella, sería muy interesante que nos la hiciera llegar. La calidad de las imágenes no son excesivamente buenas porque proceden de una grabación de vídeo.

 

Así lo contó la prensa

 

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup