Córdoba

¿Se imaginan a la Soledad de Santiago con una banda de música?

La Semana Santa de Córdoba ha sido testigo en las últimas décadas de sorprendentes cambios de estilo que han afectado algunas de las cofradías que la integran. Misterios que caminaban al son de agrupaciones musicales que ahora lo hacen al compás de las cornetas o pasos de palio que han perdido por el camino buena parte de la alegría que antaño derrochaban para adoptar un cariz más serio. Sin embargo pocos cambios han llamado tanto la atención como el experimentado por el acompañamiento musical de Nuestra Señora de las Angustias te dejo de llevar detrás a una banda de música de plantilla completa tras decantarse su Junta de Gobierno por una banda de cornetas y tambores generando un árido debate que aún sigue latente. O el protagonizado por el paso de palio de la Virgen del Rosario a raíz de su coronación canónica de la que ahora se cumple un cuarto de siglo, que pasó del silencio a ser acompañado su devenir por las calles cordobesas por un sobrio repertorio de banda de música

¿Podría ocurrir lo mismo con otro paso de los que conforman el actual panorama de las cofradías cordobesas? Así lo piensan algunos de los hermanos de la Hermandad de la Soledad de Santiago que han manifestado en público, en los últimos tiempos, su opinión al respecto de que la bellísima dolorosa de Luis Álvarez Duarte, curiosamente el mismo imaginero de la Virgen que protagonizó un cambio similar hace ahora 25 años, pudiera caminar rumbo a la Santa Iglesia Catedral al compás de una banda de música. Una visión defendida por un grupo de hermanos que incluso estarían planteando la posibilidad de materializar sus sueños conformando una futura candidatura para presidir la Corporación franciscana.

Lejos de ser una entelequia alguno de estos hermanos ha llegado incluso a sondear la posibilidad de que una conocida banda de música cordobesa pudiese algún día poner el contrapunto musical el Viernes Santo detrás de la Virgen de la Soledad. Una posibilidad explorada que, de momento, no es más que eso, una intención, toda vez que requeriría una serie de cambios esenciales en la configuración y la fisionomía de la propia cofradía cordobesa que no parece factible realizar a corto plazo. Sin embargo, y en la medida de que la intención está ahí, el debate se halla encima de la mesa. ¿Se imaginan a la Virgen de la Soledad de Santiago con una banda de música?