Enfoque, ⚓ Costal, 💙 Opinión

¿Será verdad que hay movimientos para recuperar las cuadrillas profesionales en Córdoba?

Como dijo el poeta Jorge Manrique, “Cualquier tiempo pasado fue mejor”. O eso piensan algunos. Este confinamiento ha dado para muchas videollamadas, con la familia, los compañeros de trabajo, los amigos del pádel y, por supuesto, con los compañeros de cuadrilla y equipos de capataces. Videollamadas que han dado paso a las tan esperadas reuniones y tertulias en bares, para hablar sobre todo del dichoso virus y la pregunta en el aire de, ¿habrá Semana Santa el año que viene? ¿Quién no ha especulado sobre fechas de la ansiada vacuna y si llegaría a tiempo para poder volver a la normalidad de los ensayos y su posterior cuaresma?

En la vuelta a la normalidad, las cofradías han estado marcadas por la triste realidad de desmontar sus pasos, sin ni tan siquiera haber pinchado su cera. Devoluciones de túnicas impolutas sin sacar de la bolsa y con negociaciones de bandas, debido a un contrato en el que nadie podía imaginar, que aparte de la lluvia, se pudiese suspender una estación de penitencia debido a una pandemia. A  partir de hoy estoy seguro de que habrá un nuevo punto relacionado con «este imprevisto».

Una nueva normalidad se visualiza a corto plazo o al menos eso se oye en algunos mentideros. Parece ser que este confinamiento, ha dado para que algunos capataces retomen un tema aparentemente del pasado: LAS CUADRILLAS PROFESIONALES. Porque se dice, se oye, se comenta, que un grupo formado por tres capataces, al parecer de importante relevancia en Córdoba, han tenido varias reuniones con un único tema sobre la mesa: las cuadrillas de costaleros asalariados.

Sobre la mesa, comentarios acerca de lo poco que se tiene en cuenta a las cuadrillas de costaleros, más bien todo lo contrario. Resulta incuestionable que el costalero siempre ha sido criticado por su comportamiento y hasta su forma de vestir; críticas en creciente progresión en los últimos tiempos. Además de ser utilizado como fuente de ingreso mediante la controvertida obligatoriedad de pagar papeletas de sitio y cuotas de hermanos, impuesta por muchas hermandades. Pues bien, según estos capataces ha llegado la hora de equilibrar la balanza haciéndose preguntas como ¿por qué cobra una banda, un florista, un vestidor, quien monta los cultos y no una cuadrilla? Y con justificaciones tales como el hecho de realizar ensayos, como hacen los músicos, y el más que evidente esfuerzo físico al que se someten y si ello no razón más que suficiente como para merecer una contraprestación justa.

De ser ciertos los rumores, se trataría de  señores que mueven varios centenares de costaleros entre todos y actualmente, según dicen, están al frente de más de quince pasos en la ciudad. Tal planteamiento, estaría enfocado bajo el contexto de realizar un servicio a la cofradía al igual que lo hacen las bandas. Nadie afirma ni se atreve a poner nombres, aunque muchos han escuchado y mientras tanto, la polémica está servida, y no es determinar si en 2021 habrá o no cuadrillas de hermanos costaleros. El 2021 podría traer bajo el brazo otra cuestión rescatada del pasado: habrá cuadrillas profesionales, ¿SI O NO?

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup