Advertisements
En mi Huerto de los olivos, 💙 Opinión

Un triste día del Carmen

Hoy es 16 de julio, festividad de Ntra. Sra. del Carmen. Un día que en condiciones normales no debería de ser así de triste y doloroso. Hoy, se ha rendido homenaje a las miles de víctimas españolas a causa de la pandemia del coronavirus, cuando dijeron que no habría más de dos fallecidos, menos mal que no se gana la vida como vidente el Sr. Simón.

Hoy, deberíamos de estar disfrutando, unos del inicio de sus vacaciones, otros de haber vuelto a sus ciudades y el resto esperando a que llegue nuestra fecha de descanso vacacional. Y la verdad sea dicha, está siendo un año durísimo. Y sólo ha pasado un poco más de medio año, veremos a ver que nos depara para el resto de año que nos queda por vivir.

Esta tarde deberíamos de disfrutar entre otras opciones de las procesiones de las dos Virgen del Carmen de nuestra ciudad. Una la de San Cayetano y otra la de Puerta Nueva o la de Puerta Nueva y San Cayetano. El día caluroso como no podía ser de otra manera en nuestra ciudad. Calor asfixiante por los cuatro costados.

En un rato veríamos la petalada a la Reina de San Cayetano por el arco de la Torre de la Malmuerta (un historia preciosa, léanla), o por los jardines de Colón o a su paso por la plaza del Cristo de los Faroles o bajando la cuesta del Bailio o por Santa Marina o a la guapísima de Puerta Nueva, navegar como diría su capataz Carlos Herencia, por la plaza de la Magdalena o por el entorno del Realejo o paseando delante de San Lorenzo…

Muchos iríamos a ver a las dos Vírgenes del Carmen de la ciudad que procesionan en esta tarde y volveríamos a ver caras que llevábamos días o meses sin ver… Pero este año va a ser que no… Al igual que hoy cumpliría años un “Ángel” que nos dejo días antes del confinamiento.

Se me vienen muchos recuerdos, demasiados, que me hacen plantearme de verdad, que hacemos en nuestras vidas. A que dedicamos nuestro tiempo, cuando deberíamos de disfrutar de cada instante, de cada momento, porque cómo este “Ángel” en menos de lo que nos esperábamos la vida se apaga y se va. Y lo peor de todo, que no te da tiempo de hacer aquello que queríamos hacer por que dijimos mañana lo haré.

Es un día complicado lleno de sentimientos, pero no queda otra que seguir caminando hacia delante. Este viaje de la vida es precioso, duro y complicado pero a los que estamos aún nos quedan capítulos enteros por vivir y disfrutar de ellos. Sean felices y extrapolenlo no lo dejen para mañana, porque puede ser tarde.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup