Córdoba

Sergio Domínguez: «Hay que devolver la ilusión al hermano de Jesús Caído»

La Hermandad de Jesús Caído de Córdoba habrá de afrontar el próximo 18 de septiembre una jornada decisiva, debido a la celebración de cabildo de elecciones que vendrá a discernir la junta de gobierno que encabezará la corporación del Jueves Santo durante los cuatro años venideros.

Ese día, los hermanos deberán optar entre dos candidaturas. La encabezada por el anteriormente mencionado Juan Rafael Cabezas que optará a la reelección al cargo de hermano mayor, y una candidatura alternativa, encabezada por Sergio Domínguez, que ya ha desvelado su intención mediante la emisión del primer video de su proyecto, con un lema elocuente: «Volver a ser la hermandad que Córdoba recuerda». Toda una declaración de intenciones que evidencia que se trata de una candidatura que tiene la firme convicción de cambiar las cosas si obtiene el beneplácito de sus hermanos.

Sergio Domínguez ha hecho pública una carta dirigida a los hermanos de la corporación cordobesa, explicando que da este paso «porque considero que la hermandad necesita otro concepto de la gestión de la misma. Hay que devolver la ilusión de participar en su cofradía al hermano de Jesús Caído, basando nuestro trabajo en la formación, la solemnidad en el culto a nuestras imágenes, la integración en la vida diaria de nuestro convento y la adaptación a los nuevos tiempos y formas de comunicar. Es decir, una hermandad en la que todos se sientan valorados y como en casa«.

Añade Domínguez para concluir que «nuestra corporación a lo largo de la historia a padecido necesidades, pero siempre ha salido adelante con la dedicación de sus hermanos. Por eso, presento un proyecto en el que la ilusión, el entusiasmo y las ganas de trabajar son la base esencial de mi candidatura«.

Sergio Domínguez perteneció al colegio Virgen del Carmen, algo que le hizo vincularse a los titulares del Caído desde los seis años. A partir de ahí, decidió pertenecer a la hermandad, algo que, en palabras del propio candidato a ser hermano mayor de la cofradía, «fue una de las decisiones más importantes de mi vida, ya que gracias a ella he crecido y crezco como miembro de la Iglesia«.