El Rincón de la Memoria, Sevilla

Sesenta años de la primera estación de penitencia de la Redención

Aunque las primeras gestiones para fundar la Hermandad de la Redención se remontan a 1948, no es hasta 1955 cuando tiene lugar la erección definitiva en la Iglesia de Santa María la Blanca. Ya desde primer momento se decidió dar culto al pasaje evangélico que marca la traición de Judas Iscariote a Nuestro Señor, no representado aún en la Semana Santa de Sevilla, y a su Santa Madre en la advocación de Rocío, tomada de la plegaria y oraciones de Pentecostés, también novedad en la capital hispalense para una dolorosa. También la nueva corporación decidía incluir entre sus titulares a San Fernando (al haberse iniciado las gestiones para la constitución de la hermandad en su festividad) y San Lucas Evangelista (por ser el que narra la escena de la traición en el huerto de Getsemaní en 22, 47).

El 6 de junio de 1955 son aprobadas las primeras reglas de la hermandad por el Cardenal José María Bueno Monreal, no sin la oposición de grandes nombres del mundo cofrade de la época, en las cuales se estipulaba como día de salida penitencial en la Madrugada. Días después se celebra el primer cabildo de la hermandad, donde se decide encomendar al escultor Antonio Castillo Lastrucci una talla de candelero de la Virgen del Rocío dolorosa, bendecida el 4 de diciembre de 1955 en la Iglesia de Santa María la Blanca.

Ya en marzo de 1956 se celebran los primeros cultos ordinarios de la cofradía, consagrándose un triduo en honor a los titulares. En ese mismo año, la Hermandad estuvo presente en la Semana Santa mediante una representación con la actual túnica de la comitiva del paso de palio en la Hermandad de los Gitanos.

Ante la imposibilidad de salir del templo de la judería, se buscó nueva sede en la Iglesia de la Misericordia, causando malestar en el barrio por esta marcha. Pese a no disponer de talla cristífera, la hermandad solicita realizar estación de penitencia, si bien la medida contó con el rechazo de Palacio. Tras ello, se firma contrato con Lastrucci para gubiar las tallas del Señor y de Judas por 25.000 ptas.

En 1958, la hermandad recibe autorización para el traslado a la Iglesia de la Misericordia, donde será bendecida la imagen de Nuestro Padre Jesús de la Redención en el Beso de Judas. En ese año, la hermandad vuelve a contar con representación en Semana Santa, esta vez junto a la Hermandad de los Panaderos. La corporación comienza a modelar los detalles de la estación de penitencia. Tras rechazar la salida en la Madrugada, se piensa en el Sábado y Martes Santos, decantándose finalmente por el Lunes Santo.

El 23 de marzo de 1959, las puertas de la Iglesia de la Misericordia se abrían a las 17:15 horas para dar testimonio de la primera estación de penitencia de la Hermandad de la Redención. Esta pionera salida contó sólo con la presencia del paso de misterio y un cortejo de 82 nazarenos con túnicas nuevas y antifaz morado. Los candelabros del paso fueron cedidos por la Hermandad de la Pastora de Triana, mandaba el martillo la familia Ariza y el acompañamiento musical venía a cargo de la Banda de Cornetas y Tambores de la Policía Armada. Tardaría dos décadas, hasta 1979, cuando la imagen comienza a ser portada por hermanos costaleros.

En 1960 el paso de misterio es comandado por Vicente Pérez Caro hasta los siguientes 17 años. Acompañaba musicalmente la Banda de Tejera. La estación de penitencia de ese año finalizaba en la nueva sede de la cofradía, la Iglesia de Santiago, a donde fue trasladada la Virgen del Rocío hasta el Domingo de Resurrección, desde donde realizará por vez primera estación de penitencia el Lunes Santo de 1961. No obstante, no sería hasta 1962 cuando las nuevas reglas estipulan el cambio del día de salida, pasando de la Madrugada al Lunes Santo. Durante la década de 1960 se completa los enseres del cortejo procesional.

La imagen de Nuestro Padre Jesús de la Redención ha protagonizado varias salidas extraordinarias. La primera de ellas fue en 1965 en el marco de las Misiones Generales, fruto evangelizador del espíritu del Concilio Vaticano II en el que la iglesia se acerca a los más necesitados en una forma misional. El Señor de la Redención fue trasladado en un furgón al centro Misional no 5 de la zona 7, en el Colegio de Santo Domingo Savio de Nervión. El regreso se realizó en procesión, visitando la Iglesia de Santa María la Blanca.

En 1984, la imagen preside el Jubileo del Año Santo de la Redención. El traslado en andas hasta la Santa Iglesia Catedral culminaba con el baile de los seises ante el Señor de la Redención, única ocasión conocida en han bailado ante una imagen de Cristo.

Finalmente, en 2008, conmemorando el 50 aniversario de la bendición de Nuestro Padre Jesús de la Redención, se realiza una salida extraordinaria hasta la Iglesia de la Misericordia sobre el paso del Santísimo Cristo de la Sed. Además, en 2013, el paso de misterio fue elegido para representar la segunda estación, Jesús es detenido traicionado por Judas, si bien la lluvia frustró tan magno acontecimiento. A partir del año siguiente, Jesús de la Redención comienza a presidir anualmente un Vía-Crucis cuaresmal por las calles de la feligresía.

Entre los años 2003 y 2004, la hermandad encarga un estudio al IAHP sobre cómo vestir a los apóstoles que acompañan al Señor de la Redención, realizándose un meticuloso análisis iconográfico y hagiográfico del apostolado del paso: San Juan, Santiago, San Pedro, San Andrés, Santo Tomás y Judas. El paso de misterio aparece dividido en tres planos distintos. El primero aparece protagonizado por Cristo y Judas, mientras que el segundo se reserva a San Pedro, Santiago y San Juan, precediendo al último plano de San Andrés y Santo Tomás.