Sevilla

Las Penas de San Vicente restaura la túnica del Señor, del siglo XVIII 

Ya lo anticipaba Juan Carrero, hermano mayor de las Penas de San Vicente, en la magnífica entrevista concedida hace unos días a Gente de Paz. “Quien sabe, lo mismo puede haber algo más antes de Semana Santa que ponga el broche a estos seis años como Hermano Mayor”. Y así ha sido. Gracias a la donación de dos hermanos, la hermandad ha podido finalmente acometer la restauración de esta joya del bordado del siglo XVIII que por su mal estado se hacía necesario. Se le encargó la obra al Taller de Bordados de Salvador Aguilar y Manuel Mendoza, tan ligado a la Hermandad.

Nos encontramos con una obra emblemática y depositaria del cariño de la Hermandad de las Penas, por ser la túnica primigenia del Señor. Procedente del convento del Carmen y guardada con especial mimo por ser una obra íntimamente ligada a la estética del Señor, reflejada en el retablo de azulejos que se encuentra en la fachada de la Parroquia de San Vicente.

Se puede datar a finales del siglo XVIII, y aunque no se encontraron restos de anteriores tejidos o terciopelos, fue pasada a nuevo tejido soporte o “enriquecida” sobre el mismo terciopelo a principios del siglo XX, por estar nuevamente perfilada sobre los antiguos perfiles y no ser de la misma calidad.

La traza del bordado sigue el estilo imperante de la época del rococó, compuesta por una cenefa que alterna rocallas y flores zigzagueantes, adornadas por un entramado de florecillas y raspas con cristalillos antiguos, mingos, canutillos, lentejuelas y abalorios, estos últimos de escasa calidad.

La túnica estaba dispuesta con un salpicado de flores por todo el conjunto y se han sustituido por unas nuevas, formadas por unas piezas metálicas francesas del siglo XIX. En cuanto al color del terciopelo, se ha intentado buscar el color lo más similar posible al color aparecido en el original, imprimiendo una estampa más sobria y elegante. Se le ha añadido un nuevo encaje de oro por el contorno y mangas de la túnica, así como un forraje de ruan negro.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup