Andalucía, ⚓ Costal, ⭐ Portada, 🎶 Pentagrama

«Si de verdad se transmite por el aire, y las mascarillas no son suficientes, esto podría suponer el fin de la actual Semana Santa»

Hasta ahora la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha mantenido que el virus que provoca la Covid-19 se transmite a través del contacto con gotitas procedentes de tos o estornudos de una persona enferma, sin embargo 239 expertos de 32 países contradicen a la organización en una carta en la que alertan de que el coronavirus podría transmitirse por el aire. La misiva, de la que ha tenido conocimiento ‘The New York Times’, advierte de que se ha subestimado la transmisión del coronavirus en el aire en ambientes interiores, y así lo señalan al analizar como los casos se están multiplicando cuando en bares y restaurantes, oficinas y mercados.

Un extremo de, que ser cierto, podría suponer una losa prácticamente imposible de soportar para las salidas procesionales tal y como las conocemos en la actualidad, por muchas soluciones imaginativas que se intenten implementar, particularmente para el mundo del costal, para el público –bullas imposibles de controlar por aforamiento alguno- e incluso para las bandas para las que muchas partes del itinerario que recorren las cofradías hacen inviable el distanciamiento social. «Si de verdad se transmite por el aire y las mascarillas no son suficientes, esto podría suponer el fin de la actual Semana Santa» afirmaba sin matices, de manera razonablemente apocalíptica, un conocido capataz al respecto. Y, siendo realistas, no le falta razón.

La carta abierta a la OMS, que será publicada en una revista científica en unos días, resume la evidencia escrita hasta ahora donde se muestra que las partículas más pequeñas pueden infectar a las personas, y, en ella, lo científicos piden a la agencia un cambio en sus recomendaciones. Cierto es que para que se lleve a cabo la transmisión ambas personas tienen que estar a una distancia de un metro y, el infectado, tiene que toser o estornudar. Pero, ¿qué ocurre con la transmisión por el sudor? Conviene subrayar que existen estudios anteriores sobre otros coronavirus, como el SARS, que concluían que este tipo de virus podía detectarse en las glándulas sudoríparas.

on estos antecedentes si bien a día de hoy no hay ninguna evidencia para afirmar que este nuevo virus pueda transmitirse a partir del sudor ya que la principal fuente de contagio son las secreciones respiratorias, muchos científicos no se atreven a descartarlo de manera rotunda, amparados en la realidad de que son muchos los aspectos que aún se desconocen de este virus. A todo ello hay que añadir que el organismo de Naciones Unidas ha admitido de que el nuevo coronavirus también se puede contagiar si el paciente toca una superficie y, acto seguido, lo hace una persona sana, o que ésta última utilice objetos de la persona contagiada. Con estos ingredientes, ¿se imaginan a los costaleros sudando debajo de un paso, trabajando codo con codo a escasos centímetros unos de otros, o a los músicos de una banda, situados en filas sucesivas utilizando instrumentos de viento metal?

De cualquier modo, la OMS ha informado de que la transmisión por el aire se produce cuando hay una presencia de microbios dentro de los núcleos de gotas, las cuales pueden permanecer en el aire durante largos períodos de tiempo y transmitirse a otros a distancias superiores a un metro. Sin embargo, el organismo ha insistido sobre la escasa evidencia científica que existe sobre la posibilidad de que el nuevo coronavirus se transmita por el aire, si bien ha reconocido que la transmisión aérea sí puede ser posible en circunstancias y entornos específicos.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup