Advertisements
Córdoba

Si la lluvia impide la Procesión Magna del sábado, no se celebrará al día siguiente

La incertidumbre derivada de los pronósticos meteorológicos con vistas a la Magna han multiplicado, en las últimas horas, las especulaciones en diversos foros acerca de lo que podría suceder si la presencia de precipitaciones diese al traste con el esperado acontecimiento. Conjeturas sin mayor base que la suposición y tal vez la rumorología, toda vez que tanto Ayuntamiento como Agrupación descartan con rotundidad esta posibilidad, que, dicho sea de paso, no viene recogida en documento alguno.

Lo cierto y verdad es que no existe plan alternativo que valga. Si la lluvia impidiese las procesiones previstas para el próximo sábado, 14 de septiembre, está absolutamente descartado que éstas se produzcan el domingo, por motivos de seguridad y evidentes razones de logística, en particular en lo que a bandas foráneas se refiere. Cualquier otra consideración carece de fundamento. Con vistas al domingo 15, la seguridad prevista por el Ayuntamiento es absolutamente normal, toda vez que el dispositivo se circunscribe al sábado 14.

Lo que sí se contempla es que las circunstancias puedan propiciar que se retrase el acontecimiento en función de la evolución meteorológica, por ejemplo si hubiese riesgo de precipitaciones a la hora de comienzo prevista y hubiese certeza de que esta se difuminase a los largo de la tarde, siempre con un margen lógico que deberá, en todo caso, coordinarse con los responsables de Seguridad.

Si la suspensión se produjese -un extremo cuya decisión corresponde al ente organizador del evento, la Agrupación de Cofradías, más allá de que se pueda consensuar o no con las hermandades participantes- y los pasos se tuviesen que quedar en sus respectivos templos, está previsto que las puertas se abran para que los miles de devotos y visitantes pudiesen acudir a rendirles pleitesía. Una decisión que afectará, en cualquier caso a la totalidad de las cofradías; es decir, si se decide suspender, se hará de manera global, descartando la posibilidad de que algunas imágenes salgan a la calle y otras no.

Posteriormente habría que decidir si las imágenes permanecerían en las iglesias de origen en forma de exposición itinerante -como se ha planteado desde el principio- o si se trasladarían a la Santa Iglesia Catedral para integrarse en la exposición, que en todo caso se inaugurará el domingo, y de qué modo -una cuestión que no está descartada definitivamente-. Sea como fuere, lo que está absolutamente descartado es que si la lluvia impide la Magna del día 14, se celebre otra Magna al día siguiente. 

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies