Advertisements
El Capirote, Sevilla, 💙 Opinión

Un regreso esperado

Tras la noticia de que el templo del Sagrado Corazón de Jesús de la calle Jesús del Gran Poder quedará vacío con la marcha de los jesuitas no han sido pocas las opiniones vertidas sobre cuál podría ser el futuro de un templo que a pesar de no contar con cofradías cuelga el cartel de completo en la misa dominical.

Una iglesia sin hermandades pasa en Sevilla por ser un espacio desconocido. La vida de nuestras corporaciones otorga a los lugares sacros un papel indiscutible en nuestra sociedad. Ahí tienen San Jacinto, que ha vuelto a florecer como los magnolios con la llegada de la Estrella. Y cuando marchen los titulares asistiremos al ostracismo que encala las paredes que acogieron a numerosas cofradías del viejo arrabal.

Los Javieres abandonó su primitiva sede tras problemas con los jesuitas. Nada que esta ciudad no haya visto a lo largo de los siglos. Si finalmente recala en la céntrica iglesia vendría a formar parte de ese núcleo de la ciudad donde se encuentran El Gran Poder, El Silencio, Soledad de San Lorenzo o el Dulce Nombre, entre otros. Dejarían la encorsetada capilla en la que se encuentran en beneficio de un lugar más amplio.

Si el Sagrado Corazón de Jesús es un lugar desconocido para muchos cofrades todavía lo son más los espacios que también quedarían vacíos y que podrían usarse. Tanto que la casa hermandad podría migrar sus archivos sin problema. Salas de reuniones, almacenes… Por no hablar de esa joya como es la capilla de los Luises que pasa desapercibida en plena calle Trajano o lo que es lo mismo Aníbal González y Gustavo Bacarisas.

Si finalmente recalan, el Martes Santo volvería a estar sobre la mesa. Una reordenación que tuviese en cuenta el nuevo itinerario. Quedarían atrás aquellos años donde la Alfalfa era un avispero, en caso de que se retomasen viejos horarios, nada extraño si tenemos en cuenta el malestar que provoca la actual jornada en no pocas corporaciones del día.

Más allá, la rápida actuación de los Javieres pone de manifiesto el hecho de contar con un lugar de culto propio, una idea que las corporaciones ven con buenos ojos. Y si no que se lo digan a las que tuvieron que huir años atrás.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup