Sevilla

Una «nueva» saya del siglo XIX para la Esperanza de Triana

La saya procede del Convento de Santa Clara de Morón de la Frontera, pese a que los donantes la han adquirido de un anticuario de Carmona

El patrimonio de las hermandades se alimenta continuamente con nuevas piezas que se incorporan al capital heredado de generación en generación por obra y gracia de la capacidad creativa de artistas de muy diversa índole que ponen al servicio de las corporaciones sus cualidades en aras de incrementar la riqueza artística que atesoran. 

Patrimonio para el que, en virtud de la acción de benefactores de diverso calado, en ocasiones se recuperan piezas antiguas, para satisfacción de los amantes del arte en sus diversas manifestaciones, que sin la intervención de las hermandades terminarían por perderse para siempre a consecuencia del mero paso del tiempo o el efecto del hombre.

La capilla de los Marineros ha sido el escenario de la presentación y bendición de una pieza que se incorpora al magnífico ajuar de Nuestra Señora de la Esperanza, uno de los más extensos de todo el universo cofrade. Una saya realizada originalmente en el siglo XIX que ha sido donada por un nutrido grupo de hermanos y pasada a un nuevo soporte de terciopelo por el conocido bordador sevillano Francisco Carrera Iglesias, conocido popularmente como «Paquili».

La saya, que procede del Convento de Santa Clara de Morón de la Frontera – pese a que los donantes la han adquirido de un anticuario de Carmona -, está bordada en oro fino, inicialmente sobre un soporte de terciopelo negro. La configuración actual que presenta su diseño está realizada con toda seguridad a finales del siglo XIX, aunque en su hechura reaprovecha también bordados más antiguos, que técnicos del IAPH han situado en el siglo XVIII.

Sus características formales retrotraen a la estética modernista imperante en los talleres de bordados sevillanos en el último cuarto de la centuria decimonónica, donde la asimetría de los dibujos y la gran carga simbólica los de elementos vegetales y florales domina por completo los diseños de estas piezas, que se relacionan con la corriente centroeuropea de los Arts & Crafts, promovida por el tándem compuesto por sus ideólogos, los británicos Ruskin y Morris.

La saya ha sido pasada a un nuevo terciopelo de seda, en color morado, color que no se encontraba presente en el ajuar de la Santísima Virgen. Destacan, en el diseño de la saya, su marcada asimetría y la gran variedad de flores que conforman el dibujo aludiendo las virtudes de la Virgen, así como la calidad del oro y de los materiales originales que la componen, hojillas, canutillos, talcos, mingos, lentejuelas, etc, que se han conservado casi en su totalidad, prevaleciendo el criterio conservativo al de sustitución arbitraria de elementos originales y manteniendo siempre el diseño original.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup