El Capirote, Málaga, Opinión

Una obra del siglo XXI

Pocas creaciones han levantado tanta expectación en las últimas décadas como la suscitada en torno a la última obra de Ruiz Montes. Desde que se anunciara su presentación ha sido un bullir constante de información y durante su estancia en San Vicente de Paúl miles de personas se acercaron a contemplar una de las grandes obras en lo que llevamos de siglo.

Y para tal afirmación no basta solo con leer las opiniones vertidas por los especialistas sino acercarse a contemplarlo para observar un exhaustivo conocimiento de la anatomía y una notable unción religiosa. La imagen, además, presidirá el Vía Crucis de la Agrupación de Cofradías de Málaga el próximo 24 de febrero, por lo que podrá verse por primera vez en la calle, un aliciente más poder disfrutar de una soberbia escultura que despierta el interés de miles cofrades, que ya llegó a notarse cuando el templo donde fue bendecido amplió el horario de apertura.

El Santísimo Cristo de la Humildad y Paciencia es una obra llena de detalles, como restos de tierra del huerto de los olivos, que se observan en las llagas de las rodillas y del codo derecho. La piedra de pizarra contiene un relicario de bronce con una piedra original procedente del Gólgota.   

Esta misma semana se aprobaba por unanimidad el diseño del trono, obra de Fernando Prini, corriendo a cargo de Alberto Berdugo la carpintería y el dorado, siendo la talla de Juan Jiménez Porras. Por su parte, Ángel Sarmiento será autor de la imaginería. Un sueño que pronto será una realidad.

Desde que en 1987 se reorganizase la hermandad del Santo Cristo de la Humildad y Paciencia, quienes solicitaron a las hermanas carmelitas del convento de San José una dolorosa que fuera advocada María Santísima de Dolores y Esperanza han pasado más de treinta y cinco años. Hace 8 la corporación ingresó en la Agrupación de Cofradías. En 2022 vuelven a escribir un capítulo con letras de oro no solo en su historia sino en toda la ciudad de Málaga. Enhorabuena.