Sevilla, ⭐ Portada

Una petición del Gran Poder genera una absurda polémica en redes sociales

No hay día en el que las redes sociales propicien una polémica, justificada en ocasiones y rotundamente absurda en otras. Juzguen ustedes a qué categoría pertenece la que se viene desarrollando en las últimas horas, aunque yo tengo mi propia opinión, a consecuencia de la respuesta del Ayuntamiento de Sevilla, a través de su cuenta oficial en una conocida de red social, a la queja de un usuario por la reciente prohibición de jugar al balón en la plaza en la que habita el Señor de Sevilla, la Soledad de San Lorenzo y la Hermandad del Dulce Nombre.

«Primero robastéis media plaza a nuestros hijos llenándola de veladores y ahora les prohibís jugar en ella,como se ha hecho de toda la vida,amenazándoles con 120€ de multa. No hay derecho!!! La plaza es de los niños!!!», ha manifestado un usuario responde al nombre de Kevin Guzmán Byrne, que ha añadido que «La placa es del Ayuntamiento de Sevilla y Juan Espadas y por tanto es responsable. Cualquier ciudadano o colectivo puede pedir lo que quiera y es el Ayuntamiento quien debe valorar si tiene sentido y si va contra los derechos de otros sobre un espacio público».

La respuesta del Ayuntamiento ha provocado una airada reacción en algunos usuarios de la mencionada red social. En concreto, el Consistorio ha afirmado que «la medida se ha adoptado a petición de la Hermandad del Gran Poder porque eran frecuentes los golpes con balones de reglamento tanto en la fachada de su basílica como en la fachada y los azulejos de la iglesia de San Lorenzo, que es BIC. Se ha advertido además del riesgo de balonazos a personas mayores en los horarios de acceso a las misas. La asociación de vecinos fue también consultada con carácter previo».

Varias han sido las respuestas censurando la medida, muchas de ellas tirando de tópico, como la que asegura que «seguro que algunos de esos niños son hermanos de la hermandad», la de quien se pregunta si «se ha habilitado algún espacio para que los niños puedan jugar» o si «se ha consultado a algún colectivo jóven de la zona con carácter previo», y la de quien afirma que «se crea un precedente peligroso, ahora cualquiera puede pedir y estáis obligados a dar. Salvo que haya entidades de primera y de segunda…».

Polémica absurda que viene a refrendar, una vez más, que cualquier iniciativa o solicitud originada por una hermandad es respondida con rechazo por cierto sector de la ciudadanía. Mención aparte merecen las respuestas de quienes viven su cotidianidad respirando incienso y se suman a la crítica irracional con tal de hacer gala de un rancio progresismo por el mero hecho de que la Hermandad de la que surge la iniciativa es de las más importantes de Sevilla. Y es que, como decimos con cierta frecuencia, la realidad se empeña en demostrarnos, una y otra vez, que supera con creces a la ficción.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup