Advertisements
El Respiradero, Opinión, Sevilla

Una Semana Santa con vallas

La salida extraordinaria de la Esperanza de Triana a parte de darnos muy buenos momentos nos dejó un elemento que cambiará la forma de ver la Semana Santa como la conocemos. Se trata de las vallas. Sí, ese objeto que tanto da de hablar desde hace tres o cuatro años cuando decidieron aforar determinados puntos de la ciudad al paso de las cofradías en Semana Santa.

Ahora se va más allá. No sólo a cambiar el material de las vallas del metal al plástico para que no haga tanto ruido si se caen en caso de una estampida como la que hemos vivido hace dos años. También habrá muchas más para vallar calles completas. Este experimento ya se ha hecho en esta salida extraordinaria donde se pudo ver la calle Adriano y la calle Pureza completamente vallada.

Esto produce una transformación de ver la Semana Santa como la conocemos a consecuencia de la transformación que está viviendo la Semana Mayor. En los últimos años se ha masificado por la llegada de un público acostumbrado a esperar durante horas la llegada de una cofradía sentados en sillas de playa, donde en ocasiones no falta la nevera y la cachimba como hemos visto anteriormente en fotos.

Las vallas es un producto para esta gente que no hace muchos años no se veían acompañando a las cofradías. Esto irrita a los que siempre han estado, los que están contemplando de primera mano como la Semana Santa se transforma perdiendo parte de su esencia. ¿Qué pasará ahora con aquellos niños que con timidez y el corazón acelerado sacaban valentía para tocar el dorado de los respiraderos? ¿Acaso todo esto no se creado para acercarse a Dios?

La cuestión radica que la organización de la Semana Santa se ha delegado al Ayuntamiento de Sevilla y al CECOP, organismos que no tienen por qué saber de Semana Santa. De manera que las mismas cosas que forman la Semana Santa se irán perdiendo a favor de la frialdad de una valla. ¿Qué hará la abuela para poder colarse en la fila y darle un beso a ese nazareno de siete primaveras que es su nieto?

Las vallas es un buen invento para lo que entiende el CECOP. La seguridad de la fiesta y su buen desarrollo. Se ha visto en la Esperanza de Triana como la procesión ha ido más fluida, consiguiendo que la Virgen entrara a horas en las que nadie había apostado. Se ganará en eso pero se perderá en muchas cosas. El tiempo lo irá demostrando.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: