Advertisements
El Rincón de la Memoria, Sevilla

Unos espejos y la semejanza de los Gitanos y el Valle

Si mencionáramos el paso “de los espejitos” la mayoría visualizarían las andas del Santísimo Cristo de la Coronación de Espinas de la Hermandad del Valle. Sin embargo, el cofrade que pasa de los cincuenta años de vida tardaría más en imaginar el paso por echar una mirada atrás en el tiempo. Porque en la Semana Santa de su memoria procesionan desde el Jueves Santo por la noche hasta la Madrugá dos pasos que sus padre lo llamaba “de los espejitos”.

El otro pertenecía a la Hermandad de los Gitanos y fue estrenado en 1946 tras haber utilizado un sencillo paso en madera oscura de líneas rectas realizado por el taller de Manuel Casana para sustituir al desaparecido en el incendio de la iglesia de San Román de 1936. Las nuevas andas de los Gitanos fue tallada por el taller de Juan Pérez Calvo, dorado por Antonio Sánchez y decorado por Rafael Fernández del Toro.

Su estilo era de rocalla e imitaba la decoración menuda de la estética rococó, propia del siglo XVIII y presente en iglesias sevillanas como la de San Luis de los Franceses. La canastilla dorada estaba policromada con detalles de rosas y sostenía unos candelabros dorados de guardabrisas de cristal fino.

El sobrenombre de esta pieza fue adquirido por los particulares espejitos que decoraba un canasto de movidas líneas cuyas cartelas también le daban el seudónimo “de las cortinillas”. En las esquinas de las andas se situaban cuatro ángeles mancebos sujetando una custodia. Estas imágenes salieron de la gubia el propio José Fernández Andes, autor de Nuestro Padre Jesús de la Salud y la Virgen de las Angustias.

Más de treinta años duraron estas andas en Sevilla, compartiendo el sobrenombre “de los espejitos” junto al primer paso de la Hermandad del Valle. Este último es más antiguo ya que fue estrenado en 1918 tras el diseño de Gonzalo Bilbao. Al igual que el paso de los Gitanos, combina motivos vegetales y rocallas para acompañar a los espejitos dispuestos en los huecos de la talla. Como dato interesante la hermandad suprimió estos espejos en 1967, reponiéndose a partir de 1975.

El paso fue vendido en 1978 a la Hermandad de Confalón de Écija. En esta localidad custodia a la imagen del Santísimo Cristo de la Sagrada Columna y Azotes, una obra anónima del siglo XVI que procesiona cada Jueves Santo en las calles astigitanas.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: