Advertisements
El Respiradero, Granada, Opinión

Valentía y delicadeza en la Banda Municipal de Morón

Hace unos días me encontré a Juan Serrano, miembro de la dirección de la Banda Municipal de Morón de la Frontera. Era una de esas tardes en las que el aire es preciso. Trasladaban a la Hiniesta Gloriosa desde el efímero altar de Corpus que preside en la Plaza de San Francisco hasta su iglesia. Coincidimos por los callejones de San Julián, ambos borrachos de deleite íbamos disfrutando marcha tras marcha de los sones del Carmen de Salteras. La Hiniesta repartía gusto entre los presentes y la noche estaba destinada para el recuerdo. Acercándose la Madrugada empezó a sonar ‘Salve Hiniesta’, y Juan, en ese momento, me contó una de los sucesos más emotivos de la Semana Santa de su vida.

Ocurrió el Miércoles Santo. Fue a Granada con su Banda de Morón de la Frontera para tocar a la Hermandad de las Tres Caídas. Acompañaban a la Virgen del Rosario en sus Misterios Dolorosos, una talla bellísima de Miguel Zúñiga que data de 1985. Fue una primorosa tarde, el palio andaba de “dulce” con un repertorio muy delicado. La alegría era protagonista. Y no existía tristeza en las lágrimas de esta Virgen Niña. Su regreso fue grandioso. El capataz le hablaba a la Virgen y a sus costaleros, el barrio de Realejo andaba con ella sin distraerse de Su mirada. Llovían pétalos y la luna resplandecía romántica. Todo era perfecto hasta una de las últimas chicotás de la noche.

Sonaba el ‘Ave María’ de Caccini. Eran los últimos minutos de la Virgen del Rosario en la calle. El palio se movía con una gracia exquisita. La bambalinas paraban el tiempo y la candelería mostraba una luz que apretaban las entrañas de los presentes. Todo ello con las veinte voces que cantaban el Ave María al hilo de la marcha. Pero de repente, un suceso truncó este maravilloso momento de la Semana Santa Granadina.

Lo contaba Rosario Maldonado en una crónica publicada en la cuenta de Facebook de la Municipal de Morón. “Tranquilos, silencio” se oía decir entre el grupo de voces femeninas. “Seguid”, pedía el Director. En ese instante de Miércoles Santo en Granada en el que llegábamos al cénit de la procesión, se producía un conato de carrera en la abarrotada Plaza de Santo Domingo. No cabía ni un alfiler, los flashes apuntaban a la imagen y su elegante paso. Mientras grababan las voces y disfrutaban de la estampa que la ocasión les regalaba, un sonido ensordecedor hizo que la mirada se desviara hacia la esquina de un bar de la plaza en la que se estaba dando lugar una disputa.

A los pocos segundos, los asistentes comenzaron a inquietarse y se produjo un amago de carrera –a las que por desgracia, está acostumbrándose otras ciudades como Sevilla-. Mucha gente se dejó llevar por el miedo y comenzó a correr. Sin embargo, la Banda logró apaciguar el altercado y sin dejar de sonar calmó al público congregado. El “Ave María” se propagó como anestesia a un público algo nervioso y asustado que luego respondió con una ola de aplausos y al grito de ¡Viva la virgen del Rosario!”.

Horas antes, Juan Serrano, se montó en los dos autobuses de la banda que formaban la expedición a Granada para advertirle que en una ocasional “carrera” se guardara la tranquilidad y se siguiera tocando. Juan no imaginó en aquel momento que aquella noche se produciría lo que advirtió. La Banda de Música se comportó y guardó la compostura en todo momento. No se alteró y siguió desigual a lo que estaba ocurriendo. Y no es de extrañar, no había nada que importara más que el bello andar de la Virgen del Rosario al son del ‘Ave María’. Porque los músicos de la Municipal de Morón no sólo respondieron a una responsabilidad y entrega que cuesta encontrarlas en muchas formaciones musicales, sino que sobre todo, respondieron a lo que decía su corazón.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: