Córdoba, En mi Huerto de los olivos, ⚓ Costal, 💙 Opinión

¿Y tú de quién eres?

Estamos ya en plena ebullición de ensayos y las últimas igualas de las cuadrillas de [email protected] de los distintos pasos de las hermandades de Córdoba. Hay que ver el devenir de unos y otros que van y vienen según les guste la imagen, según les guste el capataz, según vaya algún amigo en algún paso, según tengan devoción por una imagen, según se lo haya pedido algún familia, según tenga una particular razón para sacar una imagen este año.

A la misma vez, veo y oigo, y esto no es criticar a nadie -que conste en acta- que soy [email protected] de sultanito, menganito, por capataces o que soy [email protected] de tal paso o de tal cuadrilla. A la misma vez he comprobado como hay [email protected] que vuelven a pasos que estuvieron, como hay [email protected] que se van, como hay [email protected] que siguen indecisos donde salir un año más, como hay [email protected] que quieren probar suerte en otros pasos.

Es un ir y venir de hombres y mujeres del costal que me gusta porque esto significa que el mundo de los de abajo sean hombre o mujeres, está vivo. Diría yo, que muy vivo. Y esto que acontece hoy en día es algo muy bueno, realmente bueno.

Pero a la misma vez, no me deja de sorprender que seguimos con los mismos vacíos religiosos y de fe. Y me explico. Escucho a muchos que yo soy [email protected] de uno u otro. Y esto me preocupa. Puedo entender que por la amistad que tengas con unos y otros puedas decantarte por un paso u otro, hasta ahí correcto. Pero que nos sirva sólo eso, no lo entiendo.

Es normal que cuando designan a un capataz a un paso vea con qué material humano cuenta, es lógico y a partir de ahí empiece a rellenar su particular «tetris» del costal. Pero, pienso yo, que además de eso habría que ir un poco más allá. Habría que implicar a los [email protected] a asistir a un día, por lo menos, de cultos. Que no sólo se quede en el rezo, como es habitual, delante de los Titulares de una hermandad al comienzo de un ensayo.

A integrarse en algo más. Pienso yo, que no es sacar por sacar, hombre que alguna que otra vez puede ser. Pero lo entiendo si es un primer año, si después se continúa es por algo. Y para ello, [email protected], debemos de ser consecuentes y tener consenso para decir claramente que lo más importante se encuentra en lo alto de las trabajaderas, pero a la misma vez con el día a día con las personas. Sean de tu cuerda o no.

Debemos de tener un algo más, un algo más extraordinario, que nos lleve a querer este oficio, no sólo por el simple hecho de gustarnos el ser costaleros, que lo vamos a convertir en un deporte sacro. Sino, por el hecho de que estamos aquí por algo que nos mueve el corazón tanto a nivel religiosos como a nivel personal. Esto no se debe convertir en una rivalidad de cuantos pasos sacas tú y cuantos pasos saco yo. Cada uno tendrá los que pueda sacar, los que quiera sacar, o simplemente el que quiera sacar. No estamos hablando de cantidad, sino también que lo veo más importante de calidad.

He visto convocatorias de igualas que dan paso a parecer que sólo se buscan números de [email protected], para ver cuántos tengo “yo como capataz”. Y yo no lo quiero ver así. Depende en mucha medida, también, de la edad de cada uno. No es lo mismo gente que peinamos canas que gente mucho más novel en edad y con la sangre en continua efervescencia. Pero no es menos cierto que debemos inculcar el amor por este bendito oficio o bendita devoción, cada cual debe de saber que es lo que quiere y como lo quiere, con unas raíces que vienen desde un sentido de fe.

Y sé que me van a decir que los [email protected] no se mueven por creencias, sino por facultades físicas, cierto. Pero no es menos cierto que los que fuimos, vamos e irán debajo deben de tener ese pellizco de amor hacia los demás. Sean a Ellos o sea hacia las personas. Yo desde este humilde artículo se que soy de Él o Ella. Porque si estoy en un sitio u en otro, será porque así lo quisieron Ellos e indujeron a las personas a confiar en mí.

Sean felices y extrapólenlo, no se lo queden solo para ustedes. La vida es demasiado bonita para ser egoístas y quererla solo para ustedes. Bendita sea la locura que nos mueve por querer ser [email protected] Recuerden que les quiero.

Pd.- Y la calle para la saga de los Sáez p’acuando? Otro ya la tienen, porque esta zaga aún no.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup