Córdoba

Ya está la Virgen de la Caridad en su paso de palio

Continúa avanzando la Cuaresma mientras comienza a vislumbrarse en la lejanía del horizonte la llegada de una nueva Semana Santa y, a medida que se materializan los anhelos de doce lunas de espera, los templos comienzan a inundarse de entrañables imágenes que nos permite reencontrarnos con nosotros mismos, con nuestras historias vivadas, las que alimentan la memoria colectiva y se transmiten de generación en generación.

Imágenes que enuncian lo que ha de venir y potencian el deseo al compás cadencioso de los sueños mil veces soñados que se hallan a punto de atravesar la frontera que separa lo soñado de lo experimentado. Escenas que se convierten en las cuentas de un maravilloso rosario que se reza y se repasa, línea a línea, foto a foto, verso a verso… camino de la mañana de palmas.

Una de estas maravillosas imágenes brilla con luz propia en este nuevo viernes de Cuaresma, en las entrañas de la Parroquia de San Andrés, donde María Santísima de la Caridad, la bellísima joya que crease Miguel Ángel González Jurado, ya se halla dispuesta en el altar itinerante desde donde derramará su Caridad infinita cuando sus nazarenos se dirijan a reencontrarse con el mismísimo Dios, en la Santa Iglesia Catedral.