Advertisements
Sevilla, ⭐ Portada, 💚 El Rincón de la Memoria

1920, cien años de un Santo Entierro Magno para el recuerdo

Era la sexta vez que se llevaba a cabo esta procesión

La Semana Santa de hace un siglo contó con varios capítulos que quedarán para siempre grabados en los anales de las cofradías. La primera salida de la Bofetá desde su refundación, la Amargura el Miércoles Santo tras la lluvia acaecida el Domingo de Ramos o el estreno del manto de la Virgen del Valle son tan solo algunas de las instantáneas que conforman la primera Semana Santa de los años veinte. En aquella época la Iglesia de Sevilla se encontraba bajo el mando del cardenal Almaraz y Santos, quien sería sustituido posteriormente por el cardenal Ilundain cuando el primero de ellos marchó a Toledo.

Programa de las Fiestas de la Primavera. Año 1920

También será recordada por el Santo Entierro Magno que el día 2 de abril contó con importantes novedades. Estuvo conformado por el Triunfo de la Santa Cruz, La Cena, Monte-Sión, Los Panaderos, La Amargura, Las Cigarreras, el Cristo de la Coronación de Espinas del Valle, La Sentencia de la Macarena, El Cristo de la Cruz al Hombro del Valle, Las Tres Caídas de San Isidoro, La Exaltación, el Cristo de la Clemencia de la Catedral, La Conversión de Montserrat, Las Siete Palabras, El Cachorro, La Lanzada, La Quinta Angustia, La Mortaja, la Virgen del Mayor Dolor en su Soledad de La Carretería bajo palio, el Cristo Yacente, el paso del Duelo y La Soledad de San Lorenzo.

Sin embargo, el paso de los Panaderos quedó finalmente en el interior de su sede canónica, tras el enfrentamiento entre los costaleros y la junta de gobierno, pues los primeros exigieron un salario más elevado, a lo que se negaron los miembros de la junta. Debió ser una tónica predominante por estas fechas la petición de los costaleros de un aumento de salario, pues en días anteriores ya circuló en la prensa información relativa a tal aspecto. Aunque la noticia causo asombro, más expectación despertó que el Cristo de la Clemencia se incorporase al cortejo acompañado por nazarenos ataviados con túnicas negras de cola.

El cortejo se inició a partir de las 18:00 horas, discurriendo por la Plaza de la Campana, Sierpes, Plaza de la Constitución, Colón, Moret, Plaza del Cardenal Lluch y finalmente atravesando la Catedral, accediendo por la Puerta de Palos y saliendo por la de San Miguel, justo al contrario de como hoy en día entran al interior de la seo durante la Semana Santa.

Era el broche de oro a una Semana Santa curiosa, con estampas tan inéditas como la Virgen de la Victoria de las Cigarreras, la dolorosa del Patrocinio del Cachorro o Nuestra Señora de Montserrat en el interior de sus templos tras acordarlo sus respectivas juntas de gobierno. Este hecho se debió a que se decidió que las imágenes marianas permanecieran en el interior de sus templos para salir en la procesión del Santo Entierro Magno. Esta idea también rondó por la Hermandad de la Carretería, pero a la inversa, dejando en su capilla el paso de las Tres Necesidades. Salió la Virgen del Mayor Dolor en su Soledad, siendo la primera imagen mariana bajo palio que formaba parte del cortejo.

Paso de la Urna con el Teniente de Alcalde, José M. Tassara, D. Felipe Tirado, Mayordomo de la Hermandad, nazareno y romano. Año 1920

 

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup