A paso mudá, Opinión

A paso mudá | Hermandades de primera, segunda y tercera

En la Semana Santa de las grandes ciudades, una numerosa cantidad de hermandades y cofradías componen su nómina, y como tal, coinciden en el mismo día la mayoría de ellas. Quitando a las “Borriquitas” y a los “Resucitados”, todas ellas tienen un orden de paso por las distintas carreras oficiales. Pero lo que viene ocurriendo en Sevilla en los últimos años, así como en la actualidad, no es normal.

Para el Consejo de Hermandades parece ser que es un quebradero de cabeza ordenar el paso por Carrera Oficial y la llegada a la Santa Iglesia Catedral a gusto de todas. Pero defendiendo su trabajo, si hay un problema, hay que solucionarlo. Y es que no es solo un problema lo que tiene la Semana Santa de Sevilla, son muchos más.

Desde hermandades que siempre alegan a su orden histórico y de ahí no salen, aunque sean las que realmente perjudiquen a la estructura de la jornada, hasta hermandades que quieren abarcar más recorrido del que pueden. Y como no, pasando por aquellas que se recrean más de la cuenta, llegando a sobrepasar el espectáculo, lo cual llega a ser sobreactuado e innecesario. Y por supuesto, el infierno de la Madrugá. ¡Ay pobre la última hermandad que pasa por Carrera Oficial! Los parones llegan a ser abusivos, y la gran mayoría de los años, su titular cristífero no hay forma de que pase de noche por dicha parte del recorrido. Y luego están las hermandades las cuales están y nada más. Aquellas que se ven solas de público porque la gente busca lo que busca. 

Al final, y la labor más importante que realizan las hermandades, la caridad, es lo que debería salir a la luz y “pelear” por hacerla más grande aún.

Todo lo demás debería ser secundario, y de acuerdo para lo mejor de la Semana Santa.