Cruce de gallardetes, Opinión

A veces se nos olvida nuestra misión

Lo cierto querido lector, es que el tiempo litúrgico de Navidad acabó con el bautismo del Señor y nuestra cabeza, piensa ya en una nueva Semana Santa. Envueltos de esperanza, queremos abrazar una semana de pasión en nuestras calles y plazas, donde podamos revestir nuestra túnica de nazarenos, preparar nuestro costal y emocionarnos ante nuestros pasos en chicotás que nos lleven hasta la gloria.

La pandemia no da tregua y el “bichito” está alterando un poco nuestros planes. Las igualás se están aplazando, los costaleros están algo fríos y en algunas diócesis aún no se permiten los costaleros, quedando de momento la opción de andas pequeñas o parihuelas ¿Y ante este escenario, que nos dicen los cofrades? Muchos son, los que apuntan que no están por la labor de sacar a sus titulares en el día de su estación de penitencia en unas simples parihuelas o andas, que o se sale bien o no se sale.

Se escucha en las tertulias preguntas como ¿Qué sentido tiene una banda detrás de un titular que va portado en unas andas? ¿Esta es nuestra Semana Santa?

Y ante estos interrogantes y planteamientos, yo me pregunto ¿se nos olvidó a los cofrades cual es el originen de nuestras corporaciones? ¿Se nos olvidó para que fuimos creados? ¿Se nos olvidó nuestra misión? ¿Se nos olvidó el sentido de la religiosidad popular? ¿Tenemos realmente un espíritu misionero? ¿O es que no podemos salir en unas andas sencillas?

Nuestra misión, es llevar a Cristo en las calles, catequizar, evangelizar, mostrar la salvación a los hombres y amigos, si tenemos que evangelizar llevando a un crucificado sobre los hombros de los hermanos, allí que estaremos ¿Qué no va nuestro titular haciendo cambios? ¡No pasa absolutamente nada! Lo importante es llenar nuestras calles de fe, lo importante es llenar nuestras calles de Dios, así que amigos, salgamos a nuestras calles con Dios, pongamos a Dios en el centro de las vidas de las personas y dejémonos de exigirnos tanto, miremos nuestro origen y salgamos a evangelizar a nuestras calles a no ser querido lector, que le quieras dar el gusto a los que quieren que los cofrades estemos encerrados ¿Realmente eso quieres?