Advertisements
Opinión, Racheando

Abuelo, llévame otra vez

Ojalá pudiera volver el tiempo atrás, cuando aquellos ángeles de la guarda que tenemos en vida y que llamamos abuelos, siguieran conmigo.

Tras recibir la imagen que acompaña mi artículo, no pude más que recordar una y otra vez, cuando agarrado de la mano de mi abuelo acudía a las procesiones de mi ciudad. La primera, respondiendo a la llamada de las campanas de San Pedro cuando Jesús en su borrica recorría el centro de la ciudad. Ver ese paso en sus hombros, con mi palma y la ropa, todo de estreno. Aquellas épocas donde tras la procesión la familia se unía en torno a una ración de pulpo para quedar para ese Viernes Santo, pero yo tenía una cita con mi abuelo cada día.

Salir del colegio corriendo a sus brazos para que el Miércoles Santo ver la procesión del Silencio, dormir pronto para al día siguiente, Día del Amor Fraterno, recorrer las iglesias para ver los pasos montados, todo con las mejores galas, que esa noche, una vez más, estaremos espectantes para escuchar los Corredores del Viernes Santo llamando a la procesión del Encuentro.

Ir orgulloso por ir con mi abuelo, para ver a la Señora de la Soledad encontrarse con su hijo tras la carrera de nuestro San Juanín. Ese olor a chocolate y churros donde la infancia quisiéramos que fuese eterna, donde nuestra inocencia nos hacía disfrutar sin pensar en nada más que el momento.

Quién pudiera volver a ese tiempo, para poder decir «abuelo, que se nos hace tarde y sale la procesión del Entierro» y llevar a mi hermano como pequeño Nazareno de filas, con su túnica y capa, e intentar localizarlo por los ojos, aunque mi madre lo hiciera por ese pliegue del antifaz.

Quien pudiera tener ahora la oportunidad de vestirse en casa de Nazareno y agarrar de la mano a mis abuelos y llevarles yo, agarrados de la mano, para que pudieran ver la procesión. Llevarles yo, por todas aquellas veces que me llevaron a mí.

Envidia me dan los que pueden decir «abuelo, cógete que yo te llevo», pues no saben la suerte tienen de seguir con ellos en la tierra, antes de que sean ángeles en el cielo.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies