Advertisements
Opinión, Racheando

Añorando los trazos del pincel

Conocer la Semana Santa de muchos lugares de este país a veces es un inconveniente, ya tan solo con el hecho de las dichosas comparaciones. Y es que éstas, son más que odiosas.

Todas, absolutamente todas las ciudades de España donde se celebra la Semana Santa sea de la forma que sea, son únicas, especiales. No hay mejores ni peores, tan solo hay diferencias en su forma, y lo único que las ensombrece en algunos casos son sus representantes.

Hoy, lo que echo de menos en muchas partes de este extenso mundo de las Cofradías, la utilización del arte como bandera publicitaria. La legión de nuevos artistas pictóricos y gráficos son la mejor muestra de que nuestro mundo está más vivo que nunca y que la Semana Santa sigue transmitiendo la fe como mandara hacer el Concilio Vaticano. La Semana Santa es evangelizadora, al igual que los carteles y fotografías que la anuncian – si son buenos y cumplen su misión -.

Porque un cartel es la imagen de una ciudad y es más que necesario para darlo a conocer. A lo largo de estos años se están viendo obras de arte como los de Nuria Barrera, Cesar Ramírez, Pepillo Gutiérrez Aragón, Raúl Berzosa, Antonio Díaz Arnido, Manuel Peña Suárez, Rafael Laureano, Jonathan Sánchez Aguilera… Y un larguísimo etc. que aseguran que la pintura sacra está más que garantizada. Pero también es importante el trabajo de fotógrafos como Santi León, Israel Adorna (quien también es pintor), José Corrales, Danilo Tarantino, Juanjo Castro y otro largo etc, quienes con sus imágenes consiguen plasmar la esencia de la Semana de Pasión.

Lo que hay que reivindicar es que los electores de los carteles de la Semana Santa promuevan trabajos a la altura de la misma, y no el primer montaje de Photosop que reciban de alguno de sus conocidos, sino auténticas obras profesionales que reflejen el valor cultural de la Semana más bonita del año.

A menudo se convocan concursos de carteles para anunciar los actos, pero la cantidad es a veces tan paupérrima que no cubriría el gasto de los materiales que se deberían usar.

Echo de menos a veces, que muchas de las “Semanas Santas” que aprecio y conozco, tengan obras pictóricas para anunciar sus actos, aunque soy consciente de la época en la que vivimos y que las subvenciones de muchos de estos lugares son tan escasas que ni los políticos se hacen la foto para vanagloriarse de su apoyo.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: