Portada, Sevilla

Antonio Bejarano vestirá a la Macarena si Santiago Álvarez gana las elecciones

El prestigioso artista es un veterano hermano macareno

La Macarena afrontará el próximo mes de noviembre su Cabildo General de Elecciones con dos candidaturas: La de Santiago Álvarez, que repite en el duelo por la vara dorada; y la del actual hermano mayor de la corporación, José Antonio Fernández Cabrero. El aspirante opositor, Santiago Álvarez, ha anunciado su propuesta de vestidor para los Titulares de la Hermandad, incluyendo por supuesto a la Esperanza Macarena. La persona elegida por la candidatura de Álvarez para estas labores sería el afamado vestidor Antonio Bejarano, quien cuenta ya con una larga trayectoria en este noble arte.

Vestidor de imágenes, Director de Estilo Sevilla en Sevilla Fútbol Club Radio, escritor, locutor y un magnífico comentarista de retransmisiones de Semana Santa. Antonio Bejarano Ruíz es una de las voces más simbólicas de la radio y televisión locales de la última década, pero también unos de los maestros más destacados del arte de vestir a la Virgen María en la actualidad. Trabaja con más de una decena de hermandades en Sevilla capital y más de 30 en el resto de la provincia hispalense y parte de la geografía andaluza en el ámbito del atavío de Sagradas Imágenes.

Santiago Álvarez explica que «Antonio Bejarano es macareno de cuna, Hermano de la Corporación desde el mismo día de su bautizo, que se celebró en el presbiterio de la Basílica a las plantas de la Virgen de la Esperanza, heredando de sus padres una sentida devoción hacia Ella, que le ha marcado siempre allá por donde ha ido».

Como vestidor de imágenes, Antonio comienza a desarrollar su actividad hace treinta años, en la Hermandad de la Divina Pastora de Capuchinos (Sevilla), para seguir con la Virgen de la Esperanza de Bollullos del Condado (Huelva), y la Virgen de los Dolores, de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), hermandades para las que trabaja ininterrumpidamente desde entonces. A partir de ahí comienza poco a poco a hacerse un hueco entre los vestidores hispalenses, hasta llegar a ocupar hoy un lugar destacado, vistiendo importantes imágenes de toda Andalucía.

En Sevilla capital, viste a dolorosas con estilos muy diferentes como Nuestra Señora del Valle, Maria Santísima de la Victoria, María Santísima de las Angustias, Nuestra Señora de Montserrat o Maria Santísima de la Hiniesta; ejerciéndolo también durante un tiempo con María Santísima de Guadalupe, lo que le consolida como una de las figuras más solventes y versátiles de este campo. «Precisamente es en su versatilidad a la hora de vestir una de las características de Antonio Bejarano como vestidor de imágenes marianas, al que se puede considerar como un artista de nacimiento, habiéndose formado para estas labores y adquirido un enorme caudal de experiencia durante estos años», indica la candidatura de Álvarez.

«Hay que subrayar -prosigue- que la imagen de bastidor o candelero, concebida para ser revestida con ropas de tela natural, es una modalidad de escultura incompleta o inacabada cuya conclusión depende del vestidor, por eso entendemos que no es este un cargo baladí, al que no haya que prestar demasiada atención; todo lo contrario, ya que la apariencia final de la imagen depende significativamente de la figura del vestidor. Para vestir a una imagen sagrada es necesario el trabajo de una persona que domine la técnica, claro; pero también que sea capaz de otorgar vida a su obra, pues no solamente se trata de un trabajo mecánico, sino que, como ocurre en todas las artes, además hace falta transmitir un sentimiento».

El comunicado emitido al efecto subraya que «La actual vestimenta de la Virgen de la Esperanza es una particularidad más, de las distintas que rodean a la venerada imagen, creado para ella por los hermanos Garduño a finales de la década de los cincuenta del pasado siglo, y exportada a través de la fotografia como modelo a seguir del atuendo de una imagen de la Virgen dolorosa, no solo al resto de Españía, sino a todo el mundo hispánico, incluyendo Sudamérica y Filipinas. Pero no hay que olvidar que a lo largo de la historia también vistieron a la Macarena reconocidos artistas como Manuel Gamero Diaz, el polifacético Juan Pérez Calvo que es quien recomienda a los Garduño en la hermandado el mismísimo Juan Manuel Rodriguez Ojeda. Personas brillantes que nos dejaron para siempre su legado y estampas inolvidables de la Santisima Virgen».

«Confiamos plenamente en Antonio Bejarano porque sabemos que está dotado de las cualidades necesarias para recuperar para la Virgen de la Esperanza los cánones del icono que evocamos todos con nostalgia para volver a los mejores años de Garduño como vestidor y además posce la capacidad suficiente para desarrollar todas las potencialidades que aún encierran nuestros Benditos Titulares», concluye la nota.