Sevilla

Así es el excepcional cartel de Jesús Zurita de las Glorias de Alcalá de Guadaira

Una impactante obra cargada de simbología y misticismo

Las Hermandades de Gloria de Alcalá de Guadaira ya tienen su cartel oficial, una espectacular obra del prestigioso artista Jesús Zurita, realizada al óleo y tinta sobre papel. El hall del Auditorio «Riberas del Guadaíra», a partir de las 13:00, horas ha sido testigo de la presentación del mismo. Zurita presenta su excepcional obra con Un texto cargado de simbolismo que figura la unión de todos los tiempos en un instante, explicando que «una gran señal apareció en el cielo: una mujer vestida de sol, -encinta de sol-, tocada de luz, bañada de fulgor, arropada de destellos, tocada de Dios, coronada por doce estrellas, con el cielo como manto. Así describe Juan de Patmos a la Virgen en el libro de Apocalipsis, también conocido como el de las revelaciones».

Cartel de Jesús Zurita de las Glorias de Alcalá de Guadaira 2021

Añade el artista que «el tiempo que marca el segundero de la paz de lo eterno no tiene tiempo, -ni se puede medir en años ni cuadrar en días-, el verdadero tiempo son instantes que como un destello en el universo duran un instante pero tienen un recorrido infinito. El antes y el después coinciden en un ahora que viene de un siempre».

«En esto de hablar de las cosas de siempre -prosigue el autor- cabría indicar que el arte es místico desde su aparición porque manifiesta un sentido trascendente que conduce directamente hacia lo espiritual, las expresiones artísticas son exteriorizaciones espirituales que se proyectan en la materia, las llevamos dentro y las sacamos hacia fuera, algo así como si el alma, que a priori pareciera ser intangible, no tuviese otra naturaleza que la sensible, que espiritualidad que no se siente no existe».

Afirma Zurita que «todos llevamos una parte de Dios dentro: nuestra dimensión espiritual, el alma. Resulta curioso como parece que estén escritos desde siempre una serie de elementos que se repiten constantemente en todas las culturas y en todos los tiempos. Desde muy antiguo, en Mesopotamia, Persia, Egipto, Grecia y Oriente aparecen figuras aladas que vienen a representar divinidades: Igual ocurre con el uso del dorado, que va estrechamente ligado a la representación de lo divino».

En palabras del artista, «todos los tiempos se unen en el Apocalipsis, así es como se describe a la Virgen en el Apocalipsis, como una mujer vestida de sol, coronada por estrellas a la que en un momento determinado “le fueron dadas a la mujer las dos alas de la gran águila, para que volara al desierto, a su lugar, donde es alimentada un tiempo, y dos tiempos y medio tiempo, lejos de la presencia de la serpiente”.

Tal y como afirma el autor, «se trataba de pintar un cartel como detenido en el tiempo, para, de algún modo u otro, representar este tiempo sin tiempo en que vivimos, como queriendo ver en la contemplación de María el medio a través del cual podamos conectar con la parte de Dios que llevamos dentro, entendiendo que María es, en ese sentido, la mujer elevada sobre todos los hombres, el primer sagrario del mundo que brilla en su vientre como un sol radiante timbrado de estrellas que une el día y la noche, la manifestación tangible de la gloria de Dios prometida. Aparece en este caso, además, tocada por dos alas de Águila de altos vuelos, que estamos en Alcalá y aquí las aves son los ángeles que manda el cielo para indicar donde encontrarnos con Dios, entiéndanse también las alas de Águila como un atributo del animal que vence a la serpiente, en contraposición al animal monstruoso le salen alas de mosca, que belcebú, el demonio, es el príncipe de las moscas».

Concluye Jesús Zurita que «entiéndase así, e interprétese que este cartel quiere representar la gloria más alta, la gloria misma que es María Inmaculada, portentosa en el cielo, con el porte de una diosa clásica, con el brillo y el misticismo de una imagen antigua, con las manos cerradas para unir a todo el mundo bajo el cielo de sus ojos y el jardín de su manto, después de que su hijo, en el gesto de amor más grande de la historia abriera los brazos en la cruz y rasgara el velo del templo para cobijar a toda la humanidad en el que más allá de los símbolos y los atributos sea el elemento del arte cristiano más potente: el de la belleza que de Dios proviene y a Dios conduce.»

Jesús Zurita

Nacido en 1999 en la localidad cordobesa de El Carpio Zurita se formó en la Escuela de Arte Mateo Inurria, licenciándose en Bellas Artes por la Universidad de Sevilla, en la especialidad de Conservación-Restauración de obras de arte. Ha sido colaborador, como alumno interno, en el Departamento de Pintura de la Facultad de Bellas Artes de Sevilla, en la asignatura de Composición Pictórica.

Durante el curso 2012-2013 fue seleccionado para intervenir en el proyecto de restauración de la colección de arte del Hospital de la Santa Caridad de Sevilla. Realizó el cartel de la Romería de la Virgen de la Cabeza de Andújar, cartel del Encuentro de Hermandades de la Misericordia de Andalucía de 2011, el de la exposición del Rosario de Benacazón en 2014 en el Mercantil y el de la revista Pasión en Sevilla en 2014 y la portada del programa de mano de Semana Santa de Sevilla.

En su extenso currículum se hallan también obras inolvidables como el cartel del Centenario de la Reorganización de la Hermandad de la Expiración de Córdoba, el Cartel de las Glorias de Sevilla de 2017, el de la Semana Santa tanto de Huelva como de Vélez-Málaga en 2019, entre otros importantes encargos.