Cádiz, Córdoba, Pentagrama

Así materializó Humildad y Paciencia el Milagro y alcanzó la Eternidad en los Jardines de la Merced

Ayer tuvo lugar una de esas salidas extraordinarias que permanecerán grabadas a fuego en la mente del cofrade. El Señor de la Humildad y Paciencia salía el pasado sábado 13 de octubre, con motivo del 75 Aniversario de la hechura del Señor, desde la Catedral cordobesa hasta Capuchinos en lo que fue un triunfal discurrir ante una multitudinaria afluencia de público, que acompañó al titular cristífero de la Paz durante todo el recorrido.

Especialmente reseñable fue el tránsito del imponente paso de misterio del Humilde Rey de Capuchinos por los Jardines de la Merced. En torno a las dos de la madrugada se producía una de esas chicotás que permanecen en el recuerdo colectivo durante muchos años. La Banda de Cornetas y Tambores del Rosario de Cádiz, que sin duda demostró una vez más su incuestionable calidad, entrega y brillantez, interpretaba las marchas «El Milagro», de José Manuel Lechuga y Agustín Moya, y «Eternidad», de Sergio Larriñaga y Manuel Jesús Guerrero.

La cuadrilla del misterio de Capuchinos demostró una vez más que la música de Rosario se ajusta como anillo al dedo a su buen hacer bajo la trabajadera, acompasando el caminar de su venerado titular a la perfección a los acordes de la formación musical gaditana. Todo ello bajo el calor en forma de aplausos del público que se daba cita en ese enclave mágico que son los Jardines de Colón, y que vino a ser, de la mano de esta chicotá para la Eternidad, todo un Milagro que cautivó los corazones de los allí presentes bajo la dulce mirada del Humilde Rey de Capuchinos.

Todo ello lo podemos contemplar en este vídeo realizado por Francisco Adamuz Pavón, y que sirve como alivio para todos aquellos que, por un motivo u otro, no pudieron desplazarse hasta la ciudad califal para contemplar el brillante caminar del Señor de la Humildad.