Jaén

Baeza veneró a la Madre de Dios en su Limpia, Pura e Inmaculada Concepción

Entre estivales aromas de nardos y jazmín amanecía la Madre de Dios en la jornada del pasado sábado día 10 de septiembre para su veneración.

El dulce incienso que se escapaba por las puertas de San Juan Evangelista anunciaba a los cuatro vientos que la mas Pura y Limpia descendía de los Cielos hasta la antigua capilla universitaria para recibir a sus hijos que se acercaron a lo largo de todo el día para venerarla, rogarle y darle gracias. 

Desde las 12 del medio día del sábado hasta la 1 de la madrugada del domingo estuvo la Stma. Virgen expuesta en veneración recibiendo a sus fieles devotos. Durante la jornada, la Hermandad celebró a sus plantas y en su honor a las 12 del medio el rezo del Ángelus y a las 21.30 horas el Rezo del Santo Rosario.