El viejo costal, 💙 Opinión

Bonito cartel, bonita estampa de solera y tradición

He visto con agrado el cartel anunciador de las Semana Santa de 2020 de nuestra ciudad, obra del sevillano pintor D. Fernando Vaquero, en este cartel ha plasmado a Nuestra Señora Madre de Dios en sus Tristezas, bendita imagen que llegó a Córdoba y a su Hermandad en 1975, proveniente de un anticuario ecijano.

Pero a pesar de ser esta bendita imagen el centro y principal foco de este cartel, no pude menos que admirar las figuras que le rodean, y ¡sorpresa!, quedé embutido en un añejo estilo modernista y costumbrista de pintura, muy cordobesa, que desde la Plaza del Potro inunda la ciudad y una buena parte de nuestra historia. Estaba delante de una pintura de Julio Romero de Torres.

Y en palabras de Ramón Mª del Valle Inclán «Romero de Torres sabe que la verdad esencial no es la baja verdad que descubren los ojos, sino aquella otra que solo descubre el espíritu unida a un oculto ritmo de emoción y armonía, que es el goce estético», y efectivamente es todo un goce estético ver desde su parte superior, la simbología tan asociada a esta Hermandad de Remedios de Ánimas, el sol y la luna, embutidos en las “o” de la palabra “Córdoba”, y a los laterales de la Titular una mujer a su derecha y un señor a su izquierda, ambos se cubren, ella con un sencillo mantón y él con un sombrero de ala ancha , más dos mujeres de color bronce, tan característico en la pintura de Julio y diluyendo el paisaje el singular cortejo de nazarenos con faroles y sus dos apreciados titulares, Animas y Tristezas.

Una singular sinfonía de arraigo y distinción en nuestra Semana Santa, pasos singulares, nazarenos sin cirios, que portan fanales, Remedio de Ánimas y Madre de Dios en sus Tristezas, Romero de Torres que vuelve a Córdoba, de la mano de un Sevillano, bajo una imagen traída de una población Sevillana y que ha sido absorbida por la singularidad de nuestra ciudad y cofradías.

Me ha gustado el cartel de este historicista pintor, que sabe transfigurar sus pinceles a las manos de cualquier genio del pasado, benditas manos que han sabido darle a Córdoba algo tan sencillo como un bonito cartel, una bella estampa, y un regusto tradicional, todo lo que a mí me encanta.

Ahora vamos con solera hacía el Miércoles de Ceniza, y a empezar nuestra Cuaresma.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup