Advertisements
Córdoba, El suspiro del Ángel, Opinión

Caídas, ridículos y sillas agitadas

Suspira el ángel de los secretos inconfesables, sobrevolando rincones en los que el astro rey siempre tuvo un lugar de privilegio, porque hay quien asegura que lo que fueron abrazos y adhesiones inquebrantables se difuminaron a última hora, cuando el último suspiro agonizaba, como se difuminan los contratos prometidos al compás de corcheas soñadas.

Suspira el querubín por quienes modifican lo que crean los artistas a golpe de serrucho e incompetencia, provocando caídas y ridículos directamente proporcionales a la chulería desmedida de algunos poseedores de varas doradas. Suspira divertido por aquellos que han sido engullidos por sus propios personajes y porque está próximo el día en que se atraganten con su patética soberbia.

Suspira expectante, mientras observa desde la distancia la orilla de la calle que en su día fue bajada, cómo comienzan a agitarse las sillas que algunos consideran la antesala del trono. Suspira porque sabe que algunos condenarán a la guillotina al rey mucho antes de que llegue el final de su reinado y que lo que ahora son consejos se convertirán en imposiciones y amenazas cuando la corona sobrevuele las sienes.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: